Día 6 de Diciembre, 39 años de un intento de unión

Artículo de opinión de, David Sierra, coordinador regional de A.R.P.E en Castilla y León.

En ocasiones he asistido y participado a debates sobre nuestra Carta Magna de 1978. Me considero una persona crítica con esta Constitución, yo no tuve tampoco la oportunidad de votarla, he conocido a gente que votó un “SÍ” y defienden con tesón su postura, también he conocido (y aseguro que existen) a personas que votaron “NO” y aportan muy buenos y fehacientes argumentos.

No quiero entrar en un debate sobre su reforma, no quiero compararla con la de 1812, pero tampoco creo que este día sea simplemente un día de celebración, debería ser un día de reivindicación de su cumplimiento. Simplemente el cumplimiento pleno de la Carta Magna de todos los españoles, en la que vienen recogidos nuestros derechos y deberes, es la norma máxima del ordenamiento jurídico español.
Cualquier jurista sabe que el principio del derecho se recoge en el ordenamiento jurídico y en cualquier país democrático, la Constitución del Estado rige como la norma suprema y ninguna otra ley inferior puede contradecirla.

 

En España se incumplen estas normas constantemente. No existe una transparente separación de poderes, que es lo más grave y además se aprueban leyes constantemente que se vuelven en contra de los valores de nuestra Constitución. Todos los españoles no somos iguales, se puede decir que cuando se aprobó está Constitución, ya no nos hacía iguales, pero como dije antes, no quiero entrar en el debate de lo mala o buena que es nuestra norma máxima; no nos hace iguales, porque hay normas menores aprobadas por ciertos intereses económicos y políticos, que violan artículos de nuestra Constitución y nadie hace nada.

Hoy es un día para exigir el total cumplimiento de nuestra Constitución, sacar pecho si se quiere por la aplicación del artículo 155, pero no quedarse ahí. Quiero que los que estudien, lean y se informen sobre el preámbulo, los 169 artículos repartidos en 11 títulos, sus 4 disposiciones adicionales, las 9 disposiciones transitorias, la disposición derogatoria y la disposición final; no tengan la sensación, de que lo que se plasma sobre el papel, no se lleva a cabo en la práctica.

Nos jugamos ser un país serio, con una verdadera separación de poderes, con igualdad de oportunidades en el pluralismo político, con la igualdad entre españoles, por la no discriminación por razones de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social y con la indisoluble unidad de la Nación española.

 

Hoy, 6 de diciembre de 2017, quiero reivindicar el total cumplimiento de la Constitución Española de 1978.