Detenidos en Ávila dos miembros de un grupo especializado en el hurto por el método del “pinchazo”

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Ávila a dos hombres de origen sudamericano, como presuntos autores de un delito de hurto en grado de tentativa, así como por atentado a agentes de la autoridad. Ambos detenidos, con domicilio en Madrid cuentan con múltiples antecedentes por pertenencia a un grupo criminal especializado en hurtos a clientes de entidades bancarias por el método del “pinchazo”.

Los individuos, detenidos en una céntrica calle de la capital abulense, fueron detectados por una dotación de la Policía Nacional en el momento justo en que se disponían a cometer uno de estos hurtos, al verse sorprendidos por los agentes, ambos huyeron a la carrera ofreciendo en el momento de su detención una fuerte resistencia a los policías, que lograron reducirles.

 

Entre los objetos que les fueron intervenidos tras el arresto, se encuentran pasamontañas, guantes, punzones camuflados bajo la forma de bolígrafos, chinchetas, tachuelas artesanales construidas con clavos y tapones de botellas, así como diversos teléfonos móviles que se presume utilizaban para coordinarse en sus acciones.

 

Hurto por el método de “pinchazo”

Los autores de este tipo de hurtos adoptan unos roles muy marcados, uno de ellos se aposta en el interior de una sucursal bancaria con la finalidad de localizar un objetivo interesante, mostrando preferencia por las personas mayores tras observarles realizar un reintegro importante en efectivo. Una vez seleccionada la víctima, este observador la “marca” al resto de componentes, utilizando para ello mensajes a través del teléfono móvil.

 

Posteriormente, otra persona del grupo sigue al cliente del banco hasta donde tiene su vehículo estacionado, aprovechando el momento propicio para clavar en el neumático más alejado de donde se encuentra la víctima un tubo metálico al que previamente han sacado punta con el propósito de lograr el desinflado paulatino del mismo.

 

Cuando la víctima se percata de que tiene un problema en el coche, y tras ser advertido por otro miembro del grupo que conduce un vehículo a su lado, entran en juego los últimos actores, ofreciéndose solícitos a ayudarle en la reparación, logrando distraer a la víctima hasta que pierde de vista sus pertenencias que sustraen al descuido, huyendo del lugar.

 

 

La Policía Nacional recuerda

Para ponérselo difícil a los “amigos de lo ajeno”, la mejor arma es la prevención, cuide su bolso o cartera en aquellos espacios donde concurran muchas personas (mercadillos, espectáculos, etc.), lleve el bolso o mochila siempre delante.

 

Extreme las precauciones cuando haga gestiones en entidades bancarias, procure ir acompañado, no deje que le distraigan, y vigile sus objetos personales, especialmente bolsos, cámaras, maletas etc. Tome las debidas precauciones para impedir que le puedan ser arrebatados y evite hacer ostentación de riqueza o pertenencias, nunca sabemos quién puede estar observándonos.

 

Desconfíe de ayudas sospechosas como avisos de manchas en ropa, dinero caído en el suelo cuando utilice un cajero automático, o de averías en su vehículo. Pueden constituir una estrategia para robar, en la que la víctima es usted.