Detenido un vecino de Ávila por amenazar a varios agentes con una navaja y un palo y azuzar contra ellos a un Rottweiler
Cyl dots mini

Detenido un vecino de Ávila por amenazar a varios agentes con una navaja y un palo y azuzar contra ellos a un Rottweiler

Perro de raza Rottweiler.

Estos hechos tuvieron lugar a las 22.34 horas del domingo 21 de marzo, cuando la Policía Local fue requerida por un vecino por molestias que se estaban produciendo por ruidos en un domicilio de un portal situado en la zona sur de la ciudad

Agentes de la Policía Local de Ávila han detenido a un vecino de Ávila por un supuesto delito de desobediencia grave, tras amenazar a varios agentes con una navaja y un palo y azuzar contra ellos a un perro de raza Rottweiler.

 

Estos hechos tuvieron lugar a las 22.34 horas del domingo 21 de marzo, cuando la Policía Local fue requerida por un vecino por molestias que se estaban produciendo por ruidos en un domicilio de un portal situado en la zona sur de la ciudad. Personados en el lugar, los agentes pudieron comprobar las molestias denunciadas, por lo que intentaron comunicarse con el inquilino del piso del que procedían los ruidos.

 

Tras múltiples intentos, esta persona, identificada como vecino de Ávila, de 35 años, abrió finalmente la puerta, pero portando una navaja en la mano con la que comenzó a insultar y amenazar a los agentes.

 

Los agentes conminaron al interesado a deponer su actitud, de modo que el hombre procedió a tirar la navaja al interior del domicilio y volviendo a meterse en su interior. La Policía Local insistió en llamar a la puerta del domicilio en el que se encontraba esta persona, que de nuevo procedió a abrir la puerta, portando, en esta ocasión, un palo de madera y amenazando a los agentes con golpearlos.

 

Ante los avisos de la Policía Local para que depusiera su actitud, soltó el palo en el interior del domicilio, prosiguió con los insultos y actitud agresiva y llamó a un perro de raza Rottweiler, azuzándolo hacia los agentes con palabras como “ataca, ataca”.

 

Los agentes consiguieron cerrar la puerta del domicilio, quedando el perro en el interior, momento en el que el interesado se revolvió contra ellos, acometiendo contra uno de ellos y ofreciendo fuerte resistencia, por lo que tuvo que ser reducido utilizando la fuerza mínima imprescindible y proceder a su detención por un supuesto delito de desobediencia grave, siendo informado en ese momento de los derechos que le asisten según la legislación vigente.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: