Detenido un hombre en San Bartolomé de Pinares por maltrato a un mastín

Fotos: Guardia Civil

El animal deambulaba por el municipio con un collar que le causaba heridas graves y no poseía microchip ni tarjeta sanitaria.

La Guardia Civil de Ávila detuvo el pasado lunes, por un supuesto delito de maltrato animal, al propietario de un perro de raza mastín que deambulaba por el núcleo urbano de la población de San Bartolomé de Pinares con un collar muy apretado que le estaba ocasionando heridas graves y que carecía de microchip y cartilla sanitaria.

 

El SEPRONA de Cebreros tuvo conocimiento, a través de llamadas directas tanto de la alcaldesa como de vecinos de la localidad de San Bartolomé de Pinares, del mal estado de este can y, durante la madrugada del 18 al 19 de este mes, acompañados por un veterinario de San Martín de Valdeiglesias y la alcaldesa, María Jesús Martín, localizaron al perro y consiguieron liberarlo del collar.

 

El animal fue ingresado en la Clínica Veterinaria de San Martín de Valdeiglesias, lugar donde se le hicieron los correspondientes cuidados higiénico sanitarios.

 

Tras comprobar que el can no poseía microchip, la Guardia Civil dio inicio a las correspondientes investigaciones y gestiones policiales para la localización del propietario del animal, que el pasado 20 de marzo fue detenido como supuesto autor del delito descrito y denunciado, ya que su animal carecía de microchip y de cartilla sanitaria.

 

Desde la Guardia Civil recuerdan que, atendiendo a la Ley 5/97 de Protección de Animales de Compañía, todo aquel que esté en posesión de cualquier perro, deberá:

  • Cuando el can cumpla tres meses de edad deberá estar registrado a nombre del propietario con un microchip que deberá poner un veterinario colegiado.
  • Deberá tener la correspondiente cartilla sanitaria y tener anotadas las vacunas en vigor, recordando que todas las vacunas contra la rabia deberán ponerse de forma anual.
  • El perro deberá estar desparasitado con sello del veterinario colegiado al menos cada seis meses puesto en la cartilla sanitaria.
  • Cada animal deberá estar censado en el Censo Canino del Ayuntamiento en el que resida el propietario.
  • Cuando el animal fallezca se tiene la obligación de darle da baja en dicho Censo así como en el registro veterinario.

 

Recuerdan además que todo can, independientemente de su tamaño, deberá ir atado con la correspondiente correa al cuidado de su propietario, es decir, bajo la custodia de éste por los daños que pudiera ocasionar, y que el animal solo podrá ir suelto en las zonas urbanas habilitadas al efecto.

 

Noticias relacionadas