Detenido tras irrumpir en un supermercado y pegar varios tiros con una escopeta

Supermercado

Un hombre irrumpe con disparos en un supermercado de Ourense en un incidente que se salda con su detención y sin heridos.

Un hombre ha irrumpido en un supermercado de Ourense, ubicado en la zona universitaria, con disparos de escopeta en un incidente ocurrido pasadas las 14,00 horas que se ha saldado con su detención y sin heridos, aunque muchos testigos se mostraron visiblemente afectados y nerviosos ante lo acontecido.

 

Según han confirmado fuentes de la cadena de supermercados, se produjeron varios tiros --algunos testigos identifican hasta seis--, pero, al menos, la empresa identifica uno en la zona de la bodega y otro en la cristalera del establecimiento.

 

Posteriormente, según ha relatado la empresa, el individuo, que identificaron como de nacionalidad española, se dirigió con un plátano y un cigarrillo en la mano a la línea de cajas, donde se tiró al suelo para que lo detuviesen.

 

La intervención de la Policía fue inmediata y los efectivos de los cuerpos de seguridad acordonaron la zona y señalaron las pistas, entre ellas varios envoltorios de chocolatinas tiradas en el suelo.

 

"MUCHO MIEDO"

 

Una testigo de lo ocurrido, Elena Álvarez Martínez, afirmó que al principio pensaba que era "una broma" y no le dio "importancia" porque había visto a unos niños reírse, pero después se percató de lo ocurrido y consiguió esconderse, junto con otras personas, en un almacén junto a la pescadería.

 

Al respecto, afirmó que sentían "mucho miedo", que la gente estaba "llorando" y que se pasaron "media hora escondidos" sin saber si "había gente viva o muerta", porque escucharon varios disparos.

 

Esta misma mujer ha dicho que había entendido al hombre lanzar alguna proclama cuando entró, pero otra testigo que estaba al lado del ahora detenido, que ha preferido no identificarse, aseguró que no es capaz de identificar lo que dijo. En todo caso, las pistas actuales de la investigación no apuntan a que se trate de un acto con fines políticos o religiosos y las cajeras lo habrían identificado como un cliente habitual y de la zona.