Detenidas en Alicante una madre y su hija por una estafa inmobiliaria de más de 100.000 euros

Detenidas una madre y su hija por una estafa inmobiliaria
Agentes de la Policía Nacional ha detenido a dos mujeres, madre e hija, que haciéndose pasar por una empresa dedicada a la gestión inmobiliaria estafó a lo largo de varios meses a más de 25 personas por un importe que superaba los 100.000 euros, según ha informado la comandancia en un comunicado.

ALICANTE, 14 (EUROPA PRESS)



Las detenidas idearon un plan para estafar grandes cantidades de dinero a sus víctimas en poco tiempo. Para ello, accedían a diferentes plataformas de internet en busca de pisos que ofertaban particulares para ofrecerles sus servicios como asesoras inmobiliarias, y así conseguir las llaves de las viviendas.

Así, una vez se hacían cargo de la gestión para la venta de los pisos rebajaban el valor de estos hasta en un 50%, captando así a una gran cantidad de clientes interesados en su adquisición.

Cuando conseguían un posible comprador formalizaban un contrato de arras en el que falsificaban la firma de los verdaderos propietarios de las fincas, y en el que reflejaban una cantidad en concepto de reserva y un número de cuenta donde sus víctimas debían hacer el ingreso.

Las cuentas facilitadas pertenecían a las detenidas, quienes solicitaban a sus "clientes" cantidades que oscilaban entre los 3.000 y 17.000 euros. De este modo, "la apariencia de normalidad y legalidad no le hacía sospechar a los perjudicados que estaban siendo víctimas de un engaño", según las mismas fuentes.

CIUDADANOS EXTRANJEROS

Una vez recibían el dinero desaparecían, perdiendo todo tipo contacto con los estafados, quienes en muchos de los casos, se trataban de ciudadanos extranjeros que volvían a sus países de origen sin ni siquiera llegar a presentar denuncia.

La operación desarrollada por agentes de grupo de Policía Judicial de la Comisaría de Distrito Norte de Alicante culminó con el arresto de las dos mujeres y la localización de las cuestas bancarias utilizadas por las presuntas estafadoras que acumulaban un importe superior a los 100.000 euros que provenían de sus múltiples estafas.