Detenidas dos mujeres en Ávila por intentar estafar a personas mayores con el 'tocomocho'

Método del 'tocomocho'. Foto de archivo.

Este método consiste en vender un décimo de lotería supuestamente premiado.

Dos mujeres han sido detenidas en Ávila por intentar utilizar el método del 'tocomocho' en varias personas de edad avanzada. Los hechos comenzaron cuando agentes de la Brigada de Policía Judicial de la comisaría abulense detectaron un vehículo estacionado en doble fila y a dos mujeres jóvenes hablando con un matrimonio de edad avanzada.

 

La anciana montó en el vehículo con estas personas y los policías, en previsión de que se encuentren ante un ilícito penal, iniciaron un seguimiento a este turismo. Tras la manifestación de la víctima, los agentes procedieron a la detención de las dos mujeres como presuntas autoras de un delito de estafa en grado de tentativa.

 

Además, las detenidas también fueron identificadas por un varón de avanzada edad, al que habían intentado estafarle días antes la cantidad de 18.000 euros. Por gestiones posteriores, a las detenidas se les imputaron otros dos delitos de estafa con el mismo modus operandi, uno denunciado en Segovia y otro en Valladolid.

 

La dinámica del 'tocomocho' es la siguiente: los estafadores eligen a una persona, generalmente alguien de avanzada edad, y el primer estafador se aproxima a él o ella, preguntando por una dirección o consulta similar. 

 

Después, inicia una breve conversación y le expone que debido a un imprevisto ha de salir de viaje, que no tiene efectivo pero sí obra en su poder un décimo de lotería premiado y que, ante la necesidad de dinero inmediato, vende el décimo por una cantidad inferior al valor premiado.

 

En este momento se acerca el cómplice, 'el gancho' quien casualmente lleva en su poder la relación de los décimos de Lotería Nacional premiados en el último sorteo y se ofrece a ayudar al necesitado comprándole el décimo.

 

El 'gancho' manifiesta a la víctima que no lleva suficiente dinero en metálico, aceptando la victima aportar la diferencia y, si es preciso, le acompañan a su domicilio o a su Entidad bancaria.

 

Cuando el defraudado ha pagado el dinero, los estafadores desaparecen y al ir a cobrar el décimo supuestamente premiado, en la administración de Lotería le confirmarán que ha sido víctima de una estafa. Las detenidas han sido puestas a disposición de la Autoridad Judicial.