‘Descubrir Ávila mudéjar’, una mirada inédita sobre el patrimonio arquitectónico de la provincia
Cyl dots mini

‘Descubrir Ávila mudéjar’, una mirada inédita sobre el patrimonio arquitectónico de la provincia

El fotógrafo abulense Ricardo Muñoz. (Foto: ICAL)

La obra del fotógrafo abulense, Ricardo Muñoz, propone cuatro rutas por diferentes parajes con arte mudéjar de La Moraña y el Valle Amblés, con las que se pretende “impulsar el turismo, difundir la cultura y promover la conservación del medio rural” de Ávila

El fotógrafo abulense Ricardo Muñoz-Martín ofrece con su última publicación, la obra ‘Descubrir Ávila mudéjar’, una mirada inédita sobre el patrimonio existente en la provincia abulense a través de cuatro rutas por diferentes parajes de La Moraña y el Valle Amblés que contienen monumentos de este estilo arquitectónico.

 

Las rutas, que cuentan con las localidades de Ávila capital, Arévalo, Fontiveros y Madrigal de las Altas Torres como núcleos de referencia, son completamente inéditas y elaboradas por el autor de la obra, que acompaña sus propuestas con fotografías de una gran belleza estética que combinan la magnificencia de los monumentos civiles, militares y religiosos del arte mudéjar de la zona con la enormidad de los paisajes de cereal de La Moraña y el detalle de los interiores de alguno de los edificios referenciados.

 

El libro ‘Descubrir Ávila mudéjar’ surge así como “un proyecto foto-editorial para la divulgación didáctica del patrimonio natural, cultural y artístico de la provincia”, que aspira a difundir la cultura pero también a “impulsar el turismo y promover la conservación y el desarrollo del medio rural abulense”, como detalla el autor de la obra, Ricardo Muñoz-Martín, fotógrafo de la Agencia Ical en la provincia de Ávila. Las cuatro rutas pretenden por tanto “dar a conocer todos los pequeños pueblos que tienen un elemento mudéjar entre su patrimonio” a través de un recorrido ameno que “se puede hacer en un solo día”.

 

De esta manera, la ruta de Arévalo y La Moraña oriental se inicia en la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, en Vega de Santa María, para recorrer Orbita y su templo de San Esteban Protomártir, Espinosa de los Caballeros y la iglesia de San Andrés Apóstol, y Arévalo con hasta once monumentos de este estilo arquitectónico medieval entre los que hay castillos, palacios, puentes o La Lugareja, “obra cumbre del mudéjar castellano”. La ruta continúa por las iglesias de San Juan Bautista en Donvidas, San Pelayo Mártir en Sinlabajos, San Miguel Arcángel en Aldeaseca, la Asunción de Nuestra Señora en Palaciosrubios, Nuestra Señora de la Asunción en San Vicente de Arévalo y San Pedro Apóstol en Pedro Rodríguez.

 

Más reducida es la ruta de Ávila y el Valle Amblés, donde a los principales monumentos mudéjares de la capital abulense, como Santa María de la Cabeza, San Martín, la Muralla, el Torreón de los Guzmanes, la Morería o el Real Monasterio de Santo Tomás, el autor une el barrio de Bernuy Salinero y la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, ésta última en Narros del Puerto.

 

Fontiveros y La Moraña central contemplan monumentos mudéjares de hasta doce municipios partiendo de Narros del Castillo y concluyendo en San Juan de la Encinilla, pasando entre medias por Rivilla de Barajas, Fontiveros, Cantiveros, Bernuy de Zapariel, Canales, Fuentes de Año, Fuente el Saúz, Donjimeno, Constanzana y Narros de Saldueña.

 

Por último, la ruta de Madrigal y la Moraña occidental nace desde la iglesia de Santa María del Castillo, en Flores de Ávila, para recorrer los templos de San Cristóbal de Trabancos, Rasueros, Villar de Matacabras, Blasconuño de Matacabras, Moraleja de Matacabras y Barromán antes de finalizar en Madrigal de las Altas Torres, donde a las iglesias de San Nicolás de Bari y Santa María del Castillo se unen la Muralla, el Palacio de Juan II y otros rincones de este tipo de arte en la zona más al noroeste de la provincia abulense.

 

“Alhajas de tapial y ladrillo”

“La provincia aglutina una riqueza cultural y un patrimonio tan excepcional que merece la pena conocer todas sus facetas”, reclama Ricardo Muñoz-Martín, que en su libro, para cuya edición contó con la colaboración de la Diputación de Ávila, reúne una colección de 117 fotografías “de carácter documental” que pretenden “despertar la curiosidad del lector” para descubrir “uno de los grandes tesoros de la provincia, una colección de alhajas de tapial y ladrillo diseminadas por el norte de Ávila”.

 

Las imágenes, de una bellísima factura, fueron tomadas con un completo equipo de fotografía digital, con buenas ópticas, que incluía drones para las imágenes aéreas y un elemento, el tiempo tomado, con el que poder “captar toda la extensión y el esplendor de La Moraña” en los momentos de mejor luz, “los amaneceres y los atardeceres”.

 

El libro recorre así los 32 municipios y el barrio incluidos en las cuatro rutas a través de imágenes de “toda tipología”, con fotografías que van desde el primer plano hasta la inmensidad de los paisajes de La Moraña, “abarcando todo el ámbito mudéjar desde la arquitectura civil, militar y religiosa hasta elementos de orfebrería, pintura, escultura o carpintería”, de tal manera que 'Descubrir Ávila mudéjar' “reúne todas las artes en una sola obra”.

 

Promover el desarrollo rural

Pero además del elemento artístico presente en el libro, ‘Descubrir Ávila mudéjar’ también cuenta con un objetivo primordial: “promover y potenciar el desarrollo del medio rural de Ávila”. Y es que, como explica el fotógrafo de Ical en la provincia abulense, “Ávila tiene un patrimonio muy rico e interesante y hay que intentar descubrirlo y cuidarlo antes de que desaparezca”, incluso con la posibilidad de que su conocimiento permita repoblar algunas zonas a través del turismo.

 

No obstante, Ricardo Muñoz-Martín espera que ‘Descubrir Ávila mudéjar’ no sea la última de las obras de este estilo que produzca, ya que su objetivo es “continuar ofreciendo al lector más rutas para mostrar lo que día a día puedo visitar”, dado que “el poder trabajar en prensa a través de una corresponsalía como la de Ical te permite viajar por distintos puntos de la provincia y conocer zonas a las que quizá de otra manera no accedería”, por lo que el fotógrafo abulense cuenta con más material para que la provincia de Ávila pueda, a través de las imágenes, seguir siendo descubierta.