Decenas de empleados de transporte sanitario exigen en Ávila mejoras en las condiciones laborales
Cyl dots mini

Decenas de empleados de transporte sanitario exigen en Ávila mejoras en las condiciones laborales

Manifestación en Ávila de los empleados de transporte sanitario en Ávila.

Han exigido el reconocimiento de la categoría profesional de técnico de emergencias sanitarias

Decenas de trabajadores del transporte sanitario de Ávila han protestado ante la Gerencia Sanitaria para exigir mejoras en las condiciones laborales, ya que han asegurado que en Castila y León son los "peor pagados" de España.

 

"Somos los peor pagados de España, por eso reivindicamos un convenio digno, que nos equipare, de una vez, al resto de comunidades autónomas, y que la Administración, como es su obligación, vele por que se cumpla lo que ella misma ha firmado", ha dicho el portavoz de UGT, sindicato convocante, Ángel Vicente. En la lectura de un manifiesto ha señalado que ha llegado "la hora" de que la Consejería de Sanidad y el Gobierno de Castilla y León "salven" a los trabajadores del transporte sanitario.

 

Han exigido el reconocimiento de la categoría profesional de técnico de emergencias sanitarias, ya que se encuentran "hartos" de estar "a merced" de empresas controladas por "fondos buitre" para los que tanto trabajadores como pacientes son "números". "La Junta nos muestra y nos vende como un servicio esencial, prioritario y ejemplar, pero mira para otro lado cuando los trabajadores alertan sobre la situación precaria del sector, que está provocando el abandono de la Comunidad", añade.

 

"En esta pandemia no hemos sido primera línea sino la trinchera, la línea cero, los primeros en enfrentarnos cara a cara con el virus, sin Epis, sin formación y muchos nos hemos contagiado, hemos contagiado a nuestras familias y tenemos secuelas físicas o psicológicas", ha continuado.

 

Vicente ha pedido un sueldo que se equipare a la media nacional, que permita a los trabajadores tener una vida "digna" y no depender de horas extras que se pagan a precios "irrisorios" que no hacen más que "enriquecer", con el dinero de todos los castellanoleoneses, a unas "pocas manos", y una jornada laboral de 1.800 horas anuales.