De los ríos al mar: así llega a los océanos el plástico que tiramos

La mayoría del plástico que acaba en los océanos procede de los ríos. A partir de 2021, prohibición de muchos productos de este material.

Según un estudio de la organización benéfica de medio ambiente EarthWatch Institute, la mayoría del plástico que acaba en los océanos procede de los ríos. Una buena razón para realizar un análisis sobre las consecuencias del uso de este material centrado en sus efectos en los ecosistemas hídricos.

 

Tal y como muestra el gráfico de Statista, según los resultados del estudio, con datos de Europa, las botellas constituyen hasta un 14% del plástico encontrado en estas masas de agua en el Viejo Continente, los envoltorios de comida, el 12%, y las colillas, el 9%. Alrededor del 37,5% del plástico presente en el agua dulce de Europa está asociado al consumo de los ciudadanos en su vida diaria.

 

Hace unos meses, las autoridades de la Unión Europea alcanzaron un acuerdo para prohibir a partir de 2021 los artículos de plástico de usar y tirar más populares, como platos, cubiertos, bastoncillos de algodón y envases de poliestireno para alimentos, con el fin de reducir su impacto en el medio ambiente y ayudar a que desaparezcan sus desechos de las playas europeas.

 

La Unión Europea cree que los plásticos señalados por la nueva normarepresentan cerca del 70% de los desechos plásticos que contaminan las aguas y playas en el territorio comunitario.

 

El objetivo es erradicar el uso de artículos de plástico para los que existen ya alternativas en materiales que no dañan el entorno. A la lista propuesta por Bruselas, que incluye bastoncillos, platos y cubiertos, vasos y pajitas para beber, se han añadido por exigencia de la Eurocámara los envases en poliestireno para comida rápida.