De los Mozos dice que los sindicatos de Nissan Ávila "siempre se están quejando"

Trabajadores de la antigua Plantade nissan en Ávila. (Foto: Archivo).

Duras declaraciones del presidente de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi en España en la que pide "ser constructivo".

El máximo responsable de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi en España, José Vicente de los Mozos, ha asegurado que los sindicatos de Nissan Ávila "siempre se están quejando" y que, en vez de ayudar a que la factoría avance, lo único que realmente hacen es "entorpecerlo".

 

"Están todo el día buscando excusas. Para mí es un tema grave. Tienen que ser más constructivos. En vez de avanzar de manera constructiva, ponen pegas. Esto hace un flaco favor al futuro de Nissan Ávila y me da mucha tristeza ver los palos en rueda que le ponen a la fábrica, que muchas veces no comparten los dos sindicatos (UGT y CC.OO.) más importantes de este país", señaló De los Mozos en el marco del Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt.

 

La planta de Nissan Motor Ibérica en Ávila dejó de fabricar camiones el pasado 9 de agosto tras más de 60 años, para producir recambios y dejando atrás una cifra global de producción de más de 500.000 vehículos.

 

Tras las vacaciones de verano, en septiembre, retomó su actividad acelerando el proceso de transformación en un centro especializado en la fabricación y distribución de piezas de recambio para la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi.

 

A vueltas con el ERTE

 

Además, en julio, el comité de empresa de Nissan en Ávila rechazó por unanimidad la propuesta de la compañía para el tiempo de desarrollo del expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), justificando un incumplimiento claro del convenio colectivo, aplicación de la flexibilidad y los compromisos de ocupación de la plantilla.

 

La dirección de la compañía presentó una propuesta para que, además de que los trabajadores cobraran el 100% de su salario durante la aplicación del ERTE, desde septiembre y diciembre de 2023, percibieran una paga única de 900 euros, aparte de la alternativa de desplazarse a trabajar a Valladolid a la factoría de Renault con un complemento de 300 euros.