De 422 a 331: El Complejo Hospitalario de Ávila afronta el verano con un 21'5% menos de camas
Cyl dots mini

De 422 a 331: El Complejo Hospitalario de Ávila afronta el verano con un 21'5% menos de camas

Desinfección de una cama en el hospital Nuestra Señora de Sonsoles de Ávila.

Según denuncian los procuparadores abulenses del PSOE en las Cortes de Castilla y León.

Los procuradores del PSOE de Ávila en las Cortes de Castilla y León, Miguel Hernández y Soraya Blázquez, han puesto de manifiesto que el Complejo Hospitalario de Ávila afronta los meses de verano con un 21,5% menos de camas de las que han estado disponibles desde que comenzó el año, circunstancia que lamentan en un momento de incertidumbre entre la población ante el riesgo de una nueva ola de contagios.

 

Según los datos oficiales que ofrece la propia Junta de Castilla y León, las camas iniciales en Ávila eran 422 y actualmente se encuentran habilitadas 331, es decir, 91 menos, lo que representa un 21,5% menos, un porcentaje que casi dobla la media camas cerradas en la Comunidad Autónoma (12,9%) y que es el segundo más elevado, sólo detrás de Burgos.

 

A juicio de los parlamentarios abulenses, cuando los expertos coinciden en que este verano será crucial para controlar la pandemia, no parece lógico hacer frente a la desescalada en Ávila con alrededor de un centenar de camas inhabilitadas, a lo que se suma el hecho de que no se ha retomado la atención presencial en los centros de salud del medio rural.

 

Junto a ello, según han denunciado recientemente los sindicatos del sector, se han paralizado consultas externas, pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas a pesar del incremento experimentado por los tiempos de espera como consecuencia de la pandemia.

 

Sistema público

 

En opinión de los procuradores abulenses, un año más se constata que la Junta prefiere gestionar el sistema público de sanidad de la Comunidad "priorizando los intereses económicos en vez de prevalecer la atención sanitaria y el cuidado de los pacientes".

 

“Con voluntad política, los meses estivales podían haberse aprovechado para reducir las listas de espera en la provincia pero la Junta no parece tener interés”, han apuntado los procuradores socialistas, antes de lamentar también que, lejos de reforzarse las plantillas, éstas volverán a quedar bajo mínimos en verano al no sustituirse vacaciones o bajas por enfermedad.