Cuida tu esmalte dental siguiendo estos 7 consejos

Dentadura

El esmalte dental es el tejido más duro del cuerpo humano. Lo que le confiere la dureza al esmalte es la hidroxiapatita, un mineral extremadamente duro presente también en los huesos, aunque en menor proporción que en el esmalte. Eso sí, aunque es muy duro, también es muy frágil.
 

Se trata del tejido más duro por su composición y por la función que le corresponde cumplir: Las fuerzas masticatorias son de alto impacto y necesitan de la dureza de ese esmalte para poder darle la función que corresponde al diente, que es empezar con la nutrición y poder empezar a metabolizar los alimentos. 

 

También le confiere esa dureza su composición: inorgánico en un 96%, sólo un 1% de materia orgánica y un 3% de agua.

 

El esmalte se localiza únicamente dentro del cuerpo en los dientes. Es la capa más superficial del diente que actuaría como escudo protector de los dientes y recubriría una capa más blanda, la dentina. Además, comenta que el esmalte es un tejido traslucido. Se podría comparar con un cristal ahumado y que tiene una traslucidez tal que permite que adquiera el color de la dentina, No tiene color propiamente.

 

SU DESGASTE

 

El esmalte puede tener una pérdida fisiológica, que haya un desgaste de acuerdo a su uso y en concordancia con los años. Hay formas de desgaste que se pueden evitar como el producido por un cepillado incorrecto o abrasión, otro producido por una mal oclusión o abfracción (al no haber correcto engranaje de los dientes se producen tensiones en el esmalte, en su estructura cristalina y poco elástica, y ese esmalte se rompe); también estaría la atrición, el tipo de desgaste que se produce por el rechinamiento propio del diente contra diente; la erosión o desgaste químico que se produce por una dieta excesivamente ácida, por una alta ingesta bebidas carbonatadas. También se apunta a la bulimia como un agente que desgasta el esmalte por la acción de los ácidos del estómago.

 

CONSEJOS PARA CUIDARTE EL ESMALTE

 

1.- Una buena higiene dental en primer lugar, con una técnica de cepillado adecuada y un cepillo de dureza media, además de utilizar una pasta dentífrica con flúor.

 

2.-Dieta pobre en hidratos de carbono.

 

3.-Evitar alimentos muy ácidos. No refrescos carbonatados, o zumos naturales ácidos, y si se quieren beber hacerlo a través de una pajita para disminuir el contacto de esos ácidos con los dientes.

 

4.-Evitar alimentos muy duros y hábitos como morderse las uñas que puedan fracturar o desgastar el esmalte.

 

5.-Revisiones anuales al dentista.

 

6.-Detección precoz de patologías como el bruxismo, que desgasta el esmalte y la dentina, y en su caso colocación de una férula o placa de protección nocturna.

 

7.- Para los deportistas que practican deportes de contacto deberían llevar un protector bucal, no sólo para proteger el esmalte sino toda la boca en sí.