¿Cuál es el nivel de cumplimiento del contrato en el servicio del Tranvía Turístico en Ávila?

Tranvía turístico de Ávila

“¿Está cumpliendo la empresa concesionaria del servicio del Tranvía Turístico con todas las cláusulas del contrato?” Es la pregunta que hace el grupo municipal de Izquierda Unida de Ávila cuando se va a cumplir un año de la puesta en marcha de este servicio.

Cuando se va a cumplir un año de la puesta en marcha del servicio del Tranvía Turístico, desde el grupo municipal de Izquierda Unida de Ávila se considera que el mismo “no se está prestando en los términos que marcaba el contrato”. Alberto López Casillas, que ha reclamado en diversas ocasiones al Partido Popular un “mayor control y vigilancia de las concesiones administrativas”, recuerda que el servicio “es incompleto respecto a lo firmado en el pliego de condiciones”.


En octubre de 2014 la Junta de Gobierno decidía la rescisión del contrato de la empresa entonces concesionaria del servicio de tren turístico por incumplimientos en el servicio. A partir de ese momento el tren turístico pasaba a manos de una nueva empresa que se comprometía a poner en marcha el servicio a través de un vehículo en forma de tranvía. Once meses –septiembre de 2015- tardaron en poder subirse los primeros viajeros al nuevo vehículo.

 

Ya entonces el grupo municipal de Izquierda Unida denunciaba que este servicio se ponía en marcha con incumplimientos como la ausencia de pictogramas, de anclajes para sillas de ruedas, la falta de sistemas de sujeción infantiles, falta de máquina expendedora de billetes, pago con tarjeta, kiosco tecnológico, gps desde el que se informe del trayecto del tranvía, trípticos informativos, audioguías, un segundo vehículo completo para casos de avería, la contratación de cuatro conductores y dos mecánicos, sistema de recarga eléctrica,…

 

Cuestiones “que en su momento trasladamos al Equipo de Gobierno del Partido Popular, en lo que debería ser su labor de control de las concesiones administrativas, y tras lo que venimos reclamando un informe técnico y jurídico del grado de cumplimiento del servicio” apunta Alberto López Casillas. “Porque sabemos que algunas cuestiones se han solventado pero otras siguen sin prestarse, y hay que dejar claro que estas prestaciones supusieron un incremento en la puntuación de la empresa finalmente adjudicataria del concurso. En caso de no cumplirse las mismas se estaría desvirtuando la adjudicación que hubo en su día. Es por ello que el Partido Popular debe interesarse por el grado de cumplimiento de las mismas”.

 


Así desde Izquierda Unida se entiende que es preciso que el Partido Popular ejerza su labor de control y vigilancia de los contratos de las concesiones administrativas, “porque ahora no se está haciendo” y se advierte que “no se gobierna ni se gestiona una ciudad desde el habitual ‘tomo nota’ en las distintas comisiones”.

 

Noticias relacionadas