CSIF denuncia la escasez de medios de protección, la falta de personal y la imposibilidad de que se hagan los test del coronavirus a los sanitarios

Hospital Nuestra Señora de Sonsoles.

"La carencia de los equipamientos de protección individual (EPIs) es grande, y el material que hay no es el más adecuado en buena parte de los centros de Salud y Complejo Hospitalario de Ávila", remarca el presidente provincial de CSIF Ávila, Alfonso Sánchez.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha denunciado que el personal de Sacyl afronta el fin de semana con indignación por la escasez de medios de protección, la falta de personal o la imposibilidad de hacer test del coronavirus al personal sanitario. En este sentido, el presidente provincial de CSIF Ávila, Alfonso Sánchez, reclama que se den cámaras termográficas o termómetros infrarrojos, capaces de detectar con rapidez síntomas de fiebre, en tanto no se puedan hacer test de manera más masiva.

 

El personal de la sanidad pública de Castilla y León afronta el fin de semana de emergencia sanitaria con indignación, incredulidad y agotamiento”, ante la escasez de medios de protección, la saturación del centro hospitalario, la falta de personal o la imposibilidad de que se hagan los test del coronavirus a todo el personal de Sacyl, lamenta Alfonso Sánchez, “circunstancias que extienden una sensación generalizada de impotencia, frustración y cabreo”. Sigue insistiendo en la necesidad de realizar test a todo el personal sanitario actualmente en cuarentena, para que se puedan reincorporar a su puesto si son negativos.

 

Alfonso Sánchez ha remarcado la urgencia y la importancia de que se extienda la realización de los test a los ciudadanos y, “muy especialmente en esta emergencia, a los profesionales de la Sanidad”. Sin embargo, la realidad es que se sigue “sin poder realizar los test que se debieran. Si no cuidamos a los que nos cuidan, mal nos va a ir”. En estos momentos el personal sanitario supera el 14,50% superando casi tres veces los contagios de china.

 

La carencia de los equipamientos de protección individual (EPIs) es grande, y el material que hay no es el más adecuado en buena parte de los centros de Salud y Complejo Hospitalario de Ávila. “Y es que la entrega y sacrificio diario de todos los colectivos, que afrontan en primera línea la lucha contra el coronavirus, contrasta con el papel y la falta de previsión de los gestores y responsables políticos, tanto nacionales como autonómicos, algo que requerirá una reflexión y un análisis serio, cuando terminemos con esta excepcional crisis”, enfatiza CSIF.

 

En muchos casos, son los profesionales sanitarios los que están fabricando material ‘casero’ de protección, como mascarillas o batas, “sin estar homologado ni tener las garantías de seguridad suficientes”, critica el responsable de CSIF, “pero la situación de desesperación lleva a ello. Otras veces es gente anónima la que aporta material que también ha elaborado”.

 

El sindicato independiente CSIF, también denuncia que los profesionales tengan que “reciclar y esterilizar material que de es un solo uso, pero que se vuelve a reutilizar una y más veces, ante la falta de EPIs”. Alfonso Sánchez recuerda que son más de 250 los sanitarios que se han contagiado.

 

El personal de las residencias de mayores y discapacitados, por su parte, afronta el fin de semana con mucha preocupación, también por la falta de refuerzos de plantilla y porque la cifra de trabajadores de baja o en cuarentena por sospechas de coronavirus sigue subiendo y es muy elevado. Al igual que el personal sanitario, carece de material de protección.