Convocado el III Premio Diego de Covarrubias sobre pensamiento económico de la Escuela Escolástica

El Centro Diego de Covarrubias y la Universidad Católica de Ávila (UCAV)  han convocado la 3ª edición del “Premio Diego de Covarrubias” que se otorgará a un Ensayo en el que se aborde algún aspecto del pensamiento económico de la Escuela Escolástica española de los siglos XVI y XVII.

Es una convocatoria abierta en la que puede participar cualquier persona, aunque principalmente está dirigida a investigadores o alumnos de últimos cursos de toda España. El premio estará dotado con ochocientos euros y el plazo de admisión de originales finaliza el 12 de septiembre de 2016.

 

Descargar bases III Premio Diego de Covarrubias.

Los trabajos tendrán una extensión de entre 5.000 y 15.000 palabras. En esos límites no se considerarán los cuadros estadísticos y las notas a pie de página incorporados a los trabajos. El fallo del Premio se hará público el 9 de noviembre de 2016, coincidiendo con el Día Mundial de la Libertad.

 

El Centro Diego de Covarrubias defiende una sociedad basada en el concepto indivisible de la libertad de la persona y fundamentada en tres pilares:

 

1º. Un sistema económico de mercado, es decir, una economía de libre mercado y libre empresa que se deriva de la existencia de derechos de propiedad bien definidos y protegidos.

 

2º. Un sistema político democrático basado en la separación de poderes, la igualdad ante la Ley, el respeto de los derechos constitucionales de las minorías y la garantía del derecho a la vida, incluida la del concebido y no nacido. Este sistema económico garantiza asimismo la propiedad y las libertades personales (de expresión, educación, religión, desplazamientos, residencia, etc.) que derivan del Derecho Natural.

 

3º. Un sistema moral y cultural pluralista radicado en los principios éticos y culturales de la civilización judeocristiana y grecorromana. Estos principios definen el sistema de valores que actúa como marco en el que se desenvuelven los otros dos pilares. En resumen, el sistema que defiende el Centro Diego de Covarrubias está basado en el respeto absoluto a la libertad y dignidad del ser humano, creado a imagen y semejanza de Dios e individualmente único.