Confinamientos, cierre de bares y límites a la actividad: la hoja de ruta de Castilla y León para frenar el Covid
Cyl dots mini

Confinamientos, cierre de bares y límites a la actividad: la hoja de ruta de Castilla y León para frenar el Covid

La comunidad afronta una semana decisiva para decidir nuevas restricciones con los peores datos posibles: la ocupación de UCI y la entrada en vigor del 'semáforo' condenan a medidas muy duras. Pide un mando nacional para tomar medidas comunes.

Castilla y León se prepara para tomar decisiones duras en su intento de frenar el aumento de contagios y enfermos de Covid. Una decisiones a las que de manera más o menos directa se refieren los responables del gobierno regional y que pasan por algo que ninguno quiere nombrar, pero que está en puertas: el confinamiento domiciliario más o menos severo. Esa es la que el propio Alfonso Fernández Mañueco define como "la peor de las hipótesis".

 

Desde la Junta de Castilla y León aclaran que no hay ninguna decisión tomada al respecto, pero que esta semana toca revisar la situación; se hará previsiblemente a partir del martes en un consejo de gobiero extraordinario y con la puesta en funcionameinto de los criterios del 'semáforo' Covid que servirá para evaluar el avance de la pandemia y las medidas necesarias. A partir de ahí, se tomarán decisiones, sin descartar ninguna medida. Pero, ¿qué va a pasar? Esta es la situación según fuentes consultadas por TRIBUNA.

 

Mientras llega el momento de los anuncios oficiales, hay varias cosas que la propia Junta admite. La primera, que la situación no es buena. Los contagios están disparados, hay transmisión comunitaria, muy notable en ciudades como Salamanca, y la presión hospitalaria no cesa, especialmente en las UCI. El margen de maniobra, admiten, cada vez es menor: la Junta ha ido tomando decisiones de manera paulatina pero más allá del confinamiento perimetral que ya se ha adoptado las opciones que quedan son irremediablemente duras.

 

Fijándose en las decisiones que han tomado La Rioja, País Vasco, Aragón o Cataluña, y las de países europeos como Francia o Alemania, la hoja de ruta que se presenta delante de Castilla y León apunta a una serie de medidas concretas con una única línea roja: intentar no cerrar colegios, como ha reconocido Fernández Mañueco.

 

Medidas nacionales

Cada vez son más las autonomías que piden un mando nacional al estilo del de Francia o Alemania, y que se traduciría en que el Gobierno central fije medidas comunes para todo el territorio. La Junta también lo cree oportuno no solo para las restricciones, sino para los planes de apoyo a los sectores más afectados.

 

Confinamientos: ¿también en municipios?

Los confinamientos perimetrales no han logrado frenar la segunda ola, pero se mantienen como instrumento en el nuevo modelo del 'semáforo' Covid. Las comunidades son libres para decretarlos, y en este caso se podría optar por dar una vuelta de tuerca a la territorialidad con el cierre de municipios concretos, conservando o no el de las fronteras regionales. Es una petición de Verónica Casado y Francisco Igea, pero este domingo fuentes de la Junta negaban que se fueran a hacer confinamientos provinciales.

 

Confinamiento domiciliario 'suave'

El presidente de la Junta no nombra la medida, pero asume ya que es posible tener que confinar domiciliariamente a toda la comunidad. Sería un confinamiento 'suave', una última estación de las medidas y recomendaciones ya hechas porque hace semanas que Fernández Mañueco y la Junta piden salir de casa lo menos posible. El asesor de Obama, al que la Junta ya ha consultado, cree que es "inevitable" el confinamiento domiciliario por un mes.

 

"Nunca sería el confinamiento como fue en marzo, de manera abrupta. Podría decirse que programado. Hace muchas semanas que estamos adoptando medidas para que la gente se dé cuenta y vamos a seguir haciéndolo. Hay un plan y vamos a seguir tomando medidas", asegura Mañueco.

 

Cierre de hostelería

Uno de los puntos de más fricción, pero que está sin duda sobre la mesa. La Junta se fija en las medidas que han tomado La Rioja, Cataluña o País Vasco, que han decretado cierres prolongados de bares y restaurantes (un mes) como vuelta de tuerca a los toques de queda. El sector cree que se les culpa de la situación y esgrime un bajo nivel de brotes generados, pero la restricción de la vida social parece imprescindible para frenar la cadena comunitaria de contagios.

 

Empresas y oficinas: teletrabajo

El confinamiento domiciliario podría venir acompañado, en primer momento o posteriormente, por indicaciones para reducir la presencia en espacios de trabajo. Hace tiempo que se recomienda rotar turnos para no coincidir en espacios cerrados, más tras conocerse la difusión del virus por aerosoles, y el siguiente paso podría ser incentivar el teletrabajo allí donde fuera posible.

 

Línea roja: la educación

Fue lo primero que se paró en marzo y ha habido que esperar a este curso para volver a las aulas. En caso de  un nuevo confinamiento, la Junta quiere evitar el cierre de los colegios: sería lo último que se hiciera, solo en caso extremo. Diferente es la situación de la educación universitaria: Castilla y León tiene ciudades universitarias como Salamanca con muchos problemas y podría dar el paso que ya ha dado Granada mandando a casa a los alumnos.

Noticias relacionadas