CONFAE y CEAT Ávila defienden una legislación más estable para los autónomos

CONFAE y CEAT Ávila aseguran que los empresarios autónomos, como cualquier otro empresario con independencia del tamaño de su empresa o de su régimen de cotización, necesitan sobre todo estabilidad económica y seguridad jurídica para hacer viable su actividad, y ello ha de ser tenido en cuenta por nuestros gobernantes, sean del signo político que sean, si son conscientes del enorme peso que el empresario autónomo tiene en el tejido económico.

 

Por ello, estas dos organizaciones inciden en que resulta paradójico que estando aún sin desarrollar determinados preceptos de la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo (Derecho a la formación, coberturas y prestaciones, fórmulas de cotización…), se anuncien ahora nuevas medidas por el nuevo gobierno que, "dada su imprecisión e incluso su incoherencia, generan incertidumbres entre los autónomos y dificultan la toma de determinadas decisiones".

 

Confae y CEAT Ávila insisten en que la nueva ministra de trabajo ha expresado la intención de su Ministerio de ajustar las cotizaciones de los autónomos a sus ingresos reales, de tal forma que coticen de forma más ajustada a los rendimientos netos, algo que podría tener más sentido, e incluso más respaldo entre este colectivo, si se conociera con más precisión cómo se van a ponderar esos ingresos si no se conocen hasta el final de cada ejercicio; o bien si a la par que se pretenden ampliar las cotizaciones se van a incrementar también las prestaciones; e incluso si, en la misma línea de equiparaciones con los trabajadores del régimen general, se van a crear tramos o bases flexibles de cotización que permitan acompasar las contribuciones a la seguridad social con la marcha de la propia empresa. Tampoco resultaría baldío aclarar cómo cotizarían con estas fórmulas aquellos autónomos que registren pérdidas o los que, gracias a las bonificaciones inherentes a los nuevos emprendedores, cotizan a través de una tarifa plana bonificada.

 

Por eso, para estas entidades parece claro que, "con estas inconcreciones, el autónomo no trabaja ni emprende con la seguridad necesaria, y menos aún si no se reducen brechas entre autónomos y trabajadores del régimen general como las que se refieren a las diferentes coberturas por desempleo o las que tienen que ver con la diferencia en las pensiones de uno y otro colectivo" (diferencia que en el caso de la provincia de Ávila se sitúa en los 351 € mensuales a favor de los trabajadores del régimen general, agrandándose aún más a nivel de Castilla y León: 565 € mensuales de diferencia).    

 

En nuestra provincia, reiteran desde Confae y CEAT Ávila, la pyme y el autónomo tienen una gran influencia en la economía productiva, y si en 2017 perdíamos 145 autónomos, en el primer semestre de 2018 hemos registrado 124 autónomos más, llegando a 30 de junio a los 14.421, creciendo porcentualmente muy por encima de la media de Castilla y León.

 

Por otro lado, hay que reconocer como muy favorables para generar nuevos emprendedores, las tarifas planas o reducidas que, a nivel de cotizaciones, ponen a disposición de forma acumulada las distintas administraciones, siendo un claro factor estimulador para facilitar la viabilidad de la iniciativa empresarial en los primero meses de vida de la empresa.

 

Quedan por lo demás otras asignaturas pendientes que no son de menor calado para este colectivo, por cuanto pueden tener que ver con la economía irregular, destacando entre ellas los denominados falsos autónomos que, en  muchos casos y en todo el ámbito nacional, tendrían que formar parte del régimen general.

 

En esa dirección, el gobierno central ha anunciado medidas para paliar esta situación, cuyo desarrollo y efectos se irán conociendo en los próximos meses, a partir del Real Decreto 997/2018, recientemente publicado..