CONFAE se preocupa ante el "inicio incierto" de la actividad en el sector agroalimentario
Cyl dots mini

CONFAE se preocupa ante el "inicio incierto" de la actividad en el sector agroalimentario

Vendimia en la localidad abulense de Cebreros.

La mayoría de empresas del sector denuncian la falta de ingresos.

Desde que comenzó la crisis del COVID 19 muchos han sido los sectores afectados. Entre ellos, el agroalimentario, integrado en CONFAE en distintas asociaciones y federaciones, que aglutinan múltiples actividades consideradas esenciales. Todas ellas han visto cómo la rentabilidad de su negocio caía en picado a pesar de poder continuar en funcionamiento al estar considerados como esenciales.

 

El presidente de la Federación de Agricultores y Ganaderos de Ávila, Alberto Pascual, asegura que ahora mismo, con una «provincia cerealista como la nuestras, el campo está a la expectativa. En las cosechas el daño ha sido liviano, y cuando finalice la época del forraje y llegue la del grano, confiamos en que la situación haya remitido». En cuanto a la ganadería «tenemos cara y cruz»,  asegura. «Sectores que trabajan el cochinillo y el cordero han sido muy castigados; la producción, una debacle. El vacuno, aunque también se consume en la restauración, se exporta y es de consumo habitual en los comercios, por lo que no ha sufrido tanto como los anteriores. Por último, el ibérico y el cerdo duroc, con amplio destino en la restauración, paralizada en este momento, ha visto caer sus ventas en picado», añade.

 

Esto último lo corrobora igualmente Francisco Javier Fernández, presidente de Industrias Cárnicas, que indica una caída del 75% u 80% en el ibérico, y de un 50% en el resto de productos de esta industria : «En principio hemos intentado mantenernos abiertos y a los niveles que permite el mercado. El sector ha seguido funcionando, y aunque la producción ha continuado, las ventas se han ralentizado. Creemos que pronto habrá que plantearse alguna medida porque sin ingresos no se puede continuar».

 

Caída de los ingresos

 

El sector panadero no se queda atrás. «Estamos al pie del cañón, pero nadie se ha preocupado de nuestra situación», asegura Ángel Rodríguez, presidente de la Asociación de Panaderos de Ávila. Al ser un sector esencial «no podemos optar a ayudas, pero las ventas sí que han disminuido muchísimo porque los hábitos de consumo han cambiado. Todo esto solo hace que aumenten los gastos de personal que se suman a los de las medidas de protección adecuadas para el desarrollo del negocio con normalidad».

 

Las pastelerías han visto igualmente caer su negocio, principalmente por el nulo suministro al sector hostelero y al no ofrecer productos de primera necesidad. En estos momentos pueden abrir aunque, según el presidente del sector, Jesús Manuel Galán, «¿quién va a consumir este tipo de productos en esta situación? Por otra parte, en muchas ocasiones las dimensiones de los locales no permiten cumplir con las medidas de seguridad requeridas para alojar en ellos al número de trabajadores necesarios para desarrollar el trabajo».

 

Por parte del sector vitícola encontramos «una afectación seria», comenta Jesús Soto, responsable de Bodegas Soto Manrique, perteneciente a la Confederación. Estimamos que la vendimia y la cosecha «se llevarán a cabo, de hecho el trabajo en el campo no ha parado estas semanas, pero el mercado está absolutamente paralizado, tanto en la facturación nacional como en la internacional».

 

El sector agroalimentario de CONFAE, en su diversidad sectorial, es uno de los que más potencia económica tiene en una provincia muy vinculada a la actividad primaria y de transformación, que cuenta además con unos excelentes productos, presentes en muchísimos mercados nacionales e internacionales.

 

Por ello, desde la Federación de Industrias Diversas de la Confederación, su presidente, Lorenzo Alonso, quiere reforzar los posicionamientos que viene defendiendo CONFAE para lograr medidas de apoyo tanto para las empresas como para los autónomos, haciendo a su vez una llamada a la población abulense para que contribuya a que estos sectores salgan de la situación de estancamiento circunstancial en que se encuentran, debido a la pandemia, consumiendo productos abulenses, por proximidad, por calidad, y por la consolidación de las empresas y de los puestos de trabajo.

 

Ayudas a los ganaderos

 

Por su parte, desde ASAJA señalan que la crisis del Coronavirus está afectado de forma muy grave a todos los sectores ganaderos. El ovino y caprino de carne que no encuentran salida en el mercado por el cierre del canal Horeca y el vacuno de carne y el porcino ibérico acosados por las actuaciones especulativas de bajar precios de forma injustificada. El sector lácteo ( de oveja y cabra sobre todo) tampoco se libra, las cotizaciones en este mercado descienden incluso por debajo de los costes de producción y en ocasiones ni siquiera se recoge la leche de las explotaciones. Ante el riesgo de colapso del sector, el sindicato reclama al Gobierno una actuación efectiva y rápida destinada a ayudar a los ganaderos a salir de esta encrucijada.

 

Los primeros en sentir los efectos del Covid-19 han sido las producciones de lechazos, cabritos y cochinillos, que junto con los cortes de vacuno de mayor calidad han sufrido el cierre del canal Horeca y por tanto un parón en la demanda de estos productos. Los ganaderos se ven en la tesitura de  qué hacer con los animales. 

 

Por otra parte, en los eslabones más cercanos al productor, los compradores aprovechan la situación de crisis para renegociar a la baja los acuerdos ya cerrados con los ganaderos bajo amenaza de no retirar la leche o los animales de la explotación. Son actuaciones de carácter especulativo que se están dando en el sector del vacuno  (carne y leche) y el porcino ibérico. En este sentido, ASAJA quiere dejar patente que la aplicación del RD Ley de reforma de la cadena agroalimentaria, recientemente aprobado por el Gobierno, no está funcionando y los costes de producción no están  apareciendo en los contratos de compraventa de productos ganaderos.

 

Ante esta situación, ASAJA urge al ministerio de Agricultura a poner en marcha medidas destinadas a ayudar a los ganaderos.  En primer lugar, se deberían agilizar  los trámites para la apertura del almacenamiento privado. El Gobierno debe reclamar a la UE ayudas de mercado, con carácter de urgencia como es la intervención de carne y leche.

 

Por otra parte, para el sector del ovino-caprino son necesarias ayudas directas para los ganaderos. En este sentido, ASAJA ha enviado a Agricultura alegaciones al RD de ayudas que  prepara el Gobierno reclamando que las ayudas sean destinadas directamente a los ganaderos con REGA, siendo los perceptores tanto los animales que van a mataderos como los que van a cebaderos, cooperativas de comercialización, etc, ya que "parece muy escaso el máximo de 70 animales perceptores de ayuda por explotación (máxime cuando estamos en el pico de paridera de las ovejas) y proponemos que esta línea también se destine  a animales de reposición y que se exima de cumplir el coeficiente del 60% de animales comercializados para cumplir los requisitos de la PAC".

 

Como medidas adicionales, ASAJA considera prioritario que se ponga en marcha la intervención pública para desbloquear el exceso de animales; involucrar a la Gran Distribución para que se limite la importación de animales de terceros países; implementar medidas fiscales como aplazamiento de impuestos así como realizar gestiones para incrementar las exportaciones de nuestros animales.