CONFAE apela a un contexto de seguridad sanitaria para recuperar la normalidad económica tras conocer los datos del IPC

Sede de Confae en la capital.

CONFAE confía en el que la desescalada influya dinámicamente en la actividad económica, y que suponga en los próximos meses una evolución moderada del IPC en términos positivos

El comportamiento del IPC en Ávila ha sido neutro este pasado mes, algo que varía si hablamos de términos interanuales, donde se aprecia una cifra de -1.1%, al igual que en Castilla y León, pero más acusado que en España, con una caída del 0.7%

 

De la misma manera, en lo que va de año la evolución de IPC en sentido negativo ha sido de -1.6%, un dato similar al de Castilla y León pero más alto que el  -1.2% de España. La vivienda, el transporte, el combustible y la electricidad han tenido una evolución negativa, al contrario que el vestido y el calzado, que se han comportado positivamente aunque, hay que señalar, con una evolución deficitaria en lo que va de año de un  -4.9%. 

 

Ante estos datos, CONFAE afirma que la situación es realmente "muy atípica" en esta ocasión. Los factores que influyen en el IPC no se han podido computar en gran medida, lo que significa que se ha ponderado solo con datos que reflejarían la evolución de los precios en un 31.7 % de los parámetros, por lo que entendemos que se refleja una evolución desdibujada y poco rigurosa, debido a la pandemia, que ha generado que buena parte de los bienes y servicios que influyen normalmente en la cesta de la compra, y normalmente en el IPC, no hayan estado disponibles en el mercado.

 

Desde CONFAE confían en el que la desescalada influya dinámicamente en la actividad económica, y que suponga en los próximos meses una evolución moderada del IPC en términos positivos. Cuando se vaya normalizando la actividad, esperamos que la economía vaya recuperando el pulso y la inflación se sitúe en escenarios ordinarios; lo deseable sería que en cómputos anuales las evoluciones del Índice sean de incrementos moderados.

 

Para recuperar esa normalidad, tenemos que apelar a un contexto de seguridad sanitaria, que tiene que repercutir paulatinamente en una actividad económica  fiable igualmente a efectos de limitación de los riesgos de los empresarios, trabajadores y consumidores.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: