Concurso para cambiar la denominación, la imagen y el logo de la Fundación Caja de Ávila

La fecha de recepción de propuestas finaliza el 28 de abril de 2017.

La Fundación Caja de Ávila quiere renovarse. Esta actualización significará una proyección de cara al futuro, por eso, los órganos que la componen han acordado el cambio de denominación, logotipo e imagen corporativa. Han asegurado los convocantes que la idea es que de un vistazo rápido se identifique a la Fundación por lo que buscan que la nueva marca sea inequívoca y represente a la provincia, porque será la imagen representativa en los diferentes espacios de la entidad, así como en cualquier medio de comunicación o soporte publicitario que así lo requiera.

 

Han recordado desde la Fundación Caja de Ávila que el concurso es abierto y podrán participar todas las personas tanto físicas como jurídicas que lo deseen, siempre y cuando presenten un máximo de dos propuestas veraces, originales e inéditas. En este sentido, inciden en que las bases, solicitud y participación se podrá consultar en la sede del Palacio Los Serrano o bien a través de la dirección de email fundacion@fundacioncajadeavila.es.

 

Por otro lado, los convocantes del concurso han señalado que la denominación debe estar acompañada de una explicación científica y amplia de la misma y precedida de la palabra "Fundación", mientras que el logotipo e imagotipo se presentarán vectorizados y en alta resolución en formato TIFF y JPG en un dispositivo de almacenamiento USB. 

 

La entrega se realizará bien en mano en la sede de la Fundación o bien a través de correo certificado o empresa de transporte antes del 28 de abril de 2017. Además, los patronos de la Fundación Caja de Ávila han destacado que el ganador del concurso recibirá un premio de 2.000 euros, que estará sujeto a las retenciones fiscales según la legislación tributaria española. 

 

Finalmente, han recalcado que el jurado se reserva el derecho a declar desierto el premio si los trabajos presentados no tienen una calidad aceptable o desestimar las propuestas que no cumplan con los requisitos establecidos.