Cómo visitar los pueblos más bellos de Valencia

Cada verano, Valencia es uno de los sitios preferidos de los turistas, no solo por sus hermosas playas sino por la cantidad de oferta cultural que ofrece: desde el Palacio Marqués de Dos Aguas hasta Lonja de Seda, el único edificio que posee el título de Patrimonio de la Humanidad Por la Unesco.

 

No obstante, el viajero necesita a menudo huir de la ciudad para encontrarse consigo mismo y la naturaleza. En este sentido, la Comunidad Valenciana alberga hermosos e interesantes municipios, que bien merecen una visita y nada tienen que envidiar a la capital.

 

Ahora bien, ¿cómo viajar de forma práctica y agradable? Una idea inteligente es alquilar una moto en Valencia con Cooltra, una compañía que dispone de tiendas físicas y de un sistema de reservas online. Además, la empresa cuenta con servicios adicionales, como un segundo casco para un buen compañero de viaje, un baúl o la recogida y entrega de la moto.

 

Una vez arrendada nuestra scooter, nuestro lector tiene en su poder las herramientas necesarias para adentrarse en los rincones más bellos de España. A continuación, vamos a pasear sobre dos ruedas por cuatro de los pueblos con más encanto del Mediterráneo.

 

Hacia el sur, en dirección a Alicante, y aproximadamente en una hora, el lector realizará su primera parada en Bolbaite, municipio cuya una piscina natural constituye toda una alternativa a las costas valencianas. En definitiva, un rincón de descanso y contemplación con poco más de mil habitantes.

 

Si seguimos viajando con nuestra moto y nos desviamos una media hora hacia el sureste, daremos con Xátiva, uno de los enclaves históricos con más relevancia, pues llegó a ser la segunda ciudad del Reino de Valencia. Hoy, su casco histórico cuenta con multitud de servicios, como restaurantes y bares. Además, en pleno agosto se celebra la Fira de Xátiva, que inunda las calles de comercios y actividades culturales.

 

Ahora arrancamos nuestra scooter para dirigirnos al interior. A menos de una hora de Valencia está Buñol, famoso por la fiesta de la Tomatina, organizada en pleno mes de agosto. Asimismo, este pequeño municipio es uno de los más interesantes de la provincia por su riqueza cultural: de obligada visita son el Castillo de Buñol, la Cueva Turche y los alrededores del Río Juanes.

 

Por otro lado, si nuestro viajero prefiere acudir a zonas de playa, en menos de sesenta minutos hacia el sur descubrirá Cullera. En esta localidad costera destacan sus espectaculares calas, entre las que se encuentran las siguientes: El Dossel, El Far, Los Olivos, Cap Blanc, Sant Antoni y Racó. Además, el litoral de Cullera está perfilado por el río Júcar, detalle que añade, si cabe, aún más encanto al paisaje.

 

En definitiva, al alquilar una scooter el lector tendrá fácil acceso a una bonita forma de viajar y conocer espacios únicos de una región que cuenta con diversidad de playas, parajes y municipios idílicos, cuyos orígenes se remontan a época medieval.