Cómo son los préstamos sin nómina

Prestamos sin nómina.

Analizamos todas sus características.

Los préstamos sin nómina despiertan mucho interés entre los consumidores. Muchas personas tienen otros tipos de ingresos ya sea porque son profesionales autónomos o porque reciben algún tipo de prestación social. Para ellos, la limitación que supone no tener nómina a la hora de conseguir financiación es un tanto absurda. Por otro lado, tenemos a consumidores que no tienen ningún tipo de ingresos. Ellos también son buscadores habituales de los préstamos sin nómina. ¿Son estos préstamos una solución para todos?

 

La verdad es que no. Según, Loan Scouter los préstamos sin nómina solo son una solución real para los que tienen ingresos regulares. Nos comentan que muchos consumidores sin ningún tipo de ingreso, identifican la publicidad del préstamo sin nómina con préstamo sin ningún tipo de ingresos o incluso sin ningún tipo de requisito. Algo que no se ajusta a la realidad. La gran mayoría de estos préstamos, aunque no exijan tener una nómina sí que requerirán que sus clientes:

 

  • Tengan ingresos regulares: prestación por desempleo, ingresos como trabajador autónomo, algún tipo de pensión, etc.
  • Sean mayores de edad y residentes en España.
  • Tengan una cuenta bancaria a su nombre.
  • Tengan un teléfono móvil con línea a su nombre.

 

Aunque los requisitos cambian de un prestamista a otro. Estos son los más habituales.

 

Si se cumple con estas condiciones, no quiere decir que se pueda dar por hecho que se va a conceder el préstamo. En los préstamos sin nómina hay estudios de solvencia y si no se superan, no se concederá la financiación.

 

Por lo general, estos estudios se realizan de forma automática con un robot que inspecciona la cuenta bancaria del cliente. Con ello, se consigue que automáticamente el prestamista pueda enviar una respuesta al consumidor en un plazo de pocos minutos. Por eso, suele conocerse a este servicio como préstamos rápidos.

 

Habitualmente, se trata de préstamos en los que no hay mensualidades, sino que son a muy corto plazo y se devuelven completamente a los 30 días. Las cantidades que se pueden conseguir también son bastante limitadas. La mayoría de financieras no conceden más de 300 € la primera vez. En ocasiones posteriores, se flexibilizan algo las cantidades y es habitual que lleguen hasta un máximo de 1000 €.

 

Es importante tener en cuenta que son préstamos con requisitos muy bajos y, por tanto, tienen un perfil de alto riesgo. Para el consumidor, esto se traduce en altos tipos de interés. Hablamos de TAEs que superan holgadamente el 200 % y, en ocasiones, incluso el 2000 %. Por eso, independientemente del tipo de ingresos que tengamos, es muy importantes ser precavidos y conservadores con este tipo de préstamos.

 

Las asociaciones de consumidores no los recomiendan y son un servicio pensado para solventar problemas urgentes de liquidez. Sin embargo, muchos consumidores los utilizan para pagarse caprichos como regalos, viajes, etc. Insistimos, mejor optar por otro tipo de préstamo para hacer esas compras, o incluso abstenerse hasta haber ahorrado el dinero por uno mismo.

 

Dicho esto, son préstamos que si se devuelven dentro del plazo estipulado en el contrato, destacan por lo rápido y fácil que resulta todo con ellos.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: