¿Cómo funcionan las juntas electorales?

El presidente de la Audiencia Provincial de Ávila imparte una conferencia a los alumnos de la UCAV sobre este asunto.

El profesor de la Universidad Católica de Ávila (UCAV) y presidente de la Audiencia Provincial de Ávila, Javier García Encinar, ha pronunciado una conferencia sobre las juntas electorales. Un tema de actualidad que interesa no sólo a los alumnos del Grado en Derecho, sino a toda la sociedad por su implicación en ellas.

 

La Ley Orgánica del Régimen Electoral General recoge que la Administración electoral tiene por finalidad garantizar la transparencia y objetividad del proceso electoral y del principio de igualdad y determina el funcionamiento de las juntas electorales. De esto es de lo que ha hablado el presidente de la Audiencia Provincial de Ávila a los alumnos de la UCAV.

 

Principalmente, se ha centrado en tres aspectos que llaman la atención en la administración electoral: su temporalidad, la fuerte judicalización de las mismas y sus medios personales.

 

El profesor de la UCAV explicado que salvo uno de los órganos que la componen –la Junta Electoral Central-, no es una administración permanente en el tiempo, ya que “única y exclusivamente se constituye para el proceso electoral que se está desarrollando y desaparecen  cuando éste cesa y vuelven a constituirse con un personal distinto en cada proceso electoral".

 

Jueces y magistrados

 

Otro de los aspectos que ha caracterizan a las juntas electorales es la fuerte judicialización de las mismas. En todas ellas, la mayoría de los miembros que la integran que las son jueces y magistrados.

 

Y, por último, a pesar de tener un poder omnímodo durante el proceso electoral y en cuanto al desarrollo íntegro del mismo, carecen de cualquier medio material y personal para llevar a cabo su función. Como ha destacado García Encinar, esos medios le son puestos a su disposición por el resto de administraciones del estado –Congreso Diputados, Gobierno o Comunidades Autónomas-. Por tanto, parafraseando a otros autores, el profesor de la UCAV ha sintetizado que “las juntas electorales gigantes con pies de barro”.

 

Se trata de un sistema que lleva así más de 30 años y, en palabras de García Encinar, sigue funcionando porque, en primer lugar, supone un fuerte ahorro económico y; en segundo lugar, por la procedencia de sus miembros que tienen un componente de independencia y tradicionalmente se  le ha reconocido una característica de neutralidad y su resultado siempre ha sido respetado por todos: “Desde el año 2000 no se ha presentado ningún recurso contencioso electoral, aunque es cierto que el sistema, como todo, sería mejorable”.