Científicos descubren que un cuarto del nitrógeno en la Tierra proviene de la erosión de las rocas

Rocas sedimentarias del Gran Cañón
Un nuevo estudio financiado por la National Science Foundation (NSF) y realizado por investigadores de la Universidad de California (UC), muestra que más de un cuarto (hasta el 26%) del nitrógeno disponible para el crecimiento de las plantas en todo el mundo proviene de la erosión del lecho rocoso de la Tierra.

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)



Durante siglos, se ha pensado que todo el nitrógeno disponible para el crecimiento de las plantas en todo el mundo proviene de la atmósfera, pero los resultados de este estudio, publicados esta semana en la revista 'Science', demuestran la existencia de una segunda fuente de nitrógeno disponible en los ecosistemas.

"Esta investigación revela conexiones importantes entre la atmósfera, la biosfera y las rocas en la superficie de la Tierra", señala el director de programa en la División de Ciencias de la Tierra de NSF, Richard Yuretich.

Los hallazgos muestran que la meteorización de las rocas es una fuente de nitrógeno de importancia mundial para los suelos y los ecosistemas, según afirma el coautor y líder del equipo, Ben Houlton, de la Universidad de California en Davis. "Eso va en contra del paradigma de siglos que ha sentado las bases para las ciencias ambientales", apunta.

El nitrógeno derivado de las rocas puede alimentar el crecimiento de los bosques y las praderas, y les permite secuestrar más dióxido de carbono de lo que se pensaba. Mapear los perfiles de nutrientes en las rocas para su potencial de absorción de carbono podría ayudar a impulsar los esfuerzos de conservación, según sostienen los investigadores.

"La geología puede tener un gran control sobre qué sistemas pueden absorber el dióxido de carbono y cuáles no --explica Houlton--. Cuando pensamos en el secuestro de carbono, la geología del planeta puede ayudar a guiar nuestras decisiones".

REESCRITURA DE LOS LIBROS DE TEXTO

El trabajo también ayuda a resolver el "caso del nitrógeno faltante". Durante décadas, los científicos han reconocido que se acumula más nitrógeno en los suelos y las plantas de lo que puede explicarse solo con la aportación de la atmósfera, pero los investigadores no pudieron identificar lo que faltaba.

"Mostramos que la paradoja del nitrógeno está literalmente 'escrita en piedra", asegura el coautor Scott Morford de UC Davis. "Hay suficiente nitrógeno en las rocas y se descompone lo suficientemente rápido como para explicar los casos en los que ha habido esta brecha misteriosa", añade.

En trabajos previos, Houlton y Morford analizaron rocas recogidas de las montañas Klamath en el norte de California, y descubrieron que las rocas y los árboles circundantes contenían grandes cantidades de nitrógeno. Los investigadores analizaron estos trabajos para el estudio actual analizando el balance de nitrógeno de todo el planeta, y desarrollaron un modelo para evaluar la disponibilidad de nitrógeno de roca a escala global.

"Estos resultados van a requerir la reescritura de los libros de texto", asevera el director de programa en la División de Biología Ambiental de la NSF, Kendra McLauchlan. "Si bien hubo indicios de que las plantas podrían usar nitrógeno derivado de rocas, este descubrimiento rompe el paradigma de que la principal fuente de nitrógeno es la atmósfera", subraya McLauchlan, que concluye que "un descubrimiento de esta magnitud abrirá una nueva era de investigación sobre este nutriente esencial".