Chubascos, tormentas y la vuelta del frío para despedir abril y durante el puente de mayo

Personas con paraguas un día de lluvia

La inestabilidad volverá a partir del viernes y marcará los últimos días de abril y el puente de mayo, ya que se espera la llegada de lluvias, chubascos, tormentas, y volverán las temperaturas normales e incluso por debajo de los valores habituales.

Así, la predicción especial para el puente de mayo de la AEMET informa de que el viernes, una masa de aire cálido, húmedo e inestable en la mitad oriental peninsular provocará chubascos y tormentas, principalmente en el norte de Cataluña y de Aragón, donde podrían ser de intensidad fuerte. Al mismo tiempo, un frente frío poco activo dejará lluvias débiles y dispersas en puntos del noroeste peninsular.

En el resto de la Península habrá intervalos nubosos excepto en el suroeste, donde al igual que en Baleares, estará poco nuboso y a consecuencia de la entrada de aire atlántico por el oeste peninsular bajarán de forma notable las temperaturas que terminará con el presente episodio de temperaturas anormalmente altas. En el tercio oriental peninsular y en Baleares todavía se mantendrán con valores superiores a los normales.

En Canarias se espera que los vientos alisios favorecerán la formación de nubes y las lluvias débiles en el norte de las islas de mayor relieve.

El sábado una vaguada atlántica con un embolsamiento frío en niveles medios comenzará a entrar por el noroeste peninsular y contribuirá a inestabilizar amplias zonas de la Península, principalmente a la mitad norte, donde se esperan chubascos y tormentas.

La mayor probabilidad e intensidad de las precipitaciones se espera en el entorno de Pirineos, por el contrario, la probabilidad será pequeña en el sur de la Península y Baleares.

Ese día bajará la cota de nieve hasta 1.100 a 1.500 metros en el cuadrante noroeste y por encima de estos valores en el resto del país. El sábado el aire fresco atlántico seguirá avanzando hacia el este y provocará un acusado descenso térmico en toda la Península, hasta regresar a temperaturas aproximadamente normales para estas fechas del año.

En cuanto a Canarias, ese día seguirá la situación de alisios y también aumentará ligeramente la probabilidad de lluvias en el norte.

Ya el domingo la AEMET da como "bastante probable" que la vaguada se sitúe sobre la Península y dará lugar a un aumento de la inestabilidad y de los chubascos y tormentas que serán muy generalizados en la Península y Baleares.

La mayor probabilidad de precipitaciones será en el norte de la Península mientras que la menor a puntos del sureste peninsular y en el sur de Baleares. La cota de nieve oscilará entre los 1.000 a 1.200 metros del noroeste y los 1.500 a 1.700 metros del sureste y Pirineo oriental. Las temperaturas bajarán "aún más" sobre todo en el centro, la mitad este peninsular y Baleares de modo que se registrarán valores "claramente por debajo" de los habituales en estas fechas.

MAYO LLEGA CON LLUVIAS

De cara al 30 de abril y los días 1 y 2 de mayo, el tiempo estará marcado por la evolución de la vaguada peninsular y según la AEMET hay varias opciones. La primera es una evolución rápida hacia el este o entrada de una nueva por el noroeste; y, por tanto, la incertidumbre es alta, sobre todo, al final del periodo.

Aunque las precipitaciones son posibles en cualquier punto de la Península y de Baleares, las probabilidades no serán las mismas en todas las zonas.

De este modo, hay un probabilidad media, del 40 al 70 por ciento de precipitaciones en la mitad norte (sobre todo en el norte durante el lunes cuando la probabilidad será alta), y baja (10-40%) en el resto de las zonas.

En Canarias persistirá la situación del noreste o quizá del norte que dará lugar a nubes y posibles lluvias débiles en el norte del archipiélago.