Cecale reconoce que la subida del SMI "no es la decisión que más nos guste" pero que se negoció por "responsabilidad"

El presidente de Cecale. E.P.

El presidente de Cecale, Santiago Aparicio, cree que es bueno haberlo pactado y que el Gobierno no lo haya subido unilateralmente.

El presidente de Cecale, Santiago Aparicio, ha aludido a la responsabilidad para explicar la postura de la patronal en la última decisión del Gobierno, aumentar el SMI hasta los 950 euros, algo a lo que se ha mostrado en varias ocasiones contrario por los efectos que podría tener para algunas empresas, que pasarían dificultades, y en la creación de empleo.

 

"No es lo que pretendíamos o la decisión que más nos guste, pero por la responsabilidad que tiene CEOE en este ámbito lo que debíamos hacer es sentarnos en la mesa del diálogo social, debatirlo, negociarlo con los sindicatos y el Gobierno y llegar a un acuerdo para evitar lo que pasó el año pasado, que el Gobierno lo subiera sin acuerdo, aunque tiene potestad, sin negociarlo. Se ha hecho un ejercicio de responsabilidad y hemos llegado entre todos a un acuerdo", ha dicho.

 

"No es lo que más nos gusta, pero por ese sentido del deber y que siempre desde CEOE tratamos de que los acuerdos lleguen tras una negociación, nos hemos sentado a negociar y no nos hemos levantado hasta que no ha habido un acuerdo",  ha reiterado.

 

Aparicio ha sido uno de los dirigentes empresariales que más dudas ha mostrado sobre las consecuencias para las empresas más pequeñas. "Hay una serie de connotaciones negativas en algunos sectores como hostelería, transporte o agrícola que en los diferentes convenios había categorías laborales que no llegaban a los mil euros", ha dicho. "Lógicamente, se tiene que aceptar, pero el impacto va a ser importante y vamos a ver si se puede paliar de alguna manera", ha dicho.

 

Aparicio ha recordado que se ha conseguido un acuerdo para todos los contratos que tiene la administración se retoquen y tengan esa subida de la administración de ese 5% de los salarios para evitar que las empresas tengan una pérdida en esos contratos con el sector público. "Esa ha sido la promesa del Gobierno, que se van a retocar todos los contratos", ha dicho.

 

"Cuando se subió el salario mínimo el año pasado la mayoría de empresas dejaron de contratar, y eso se ha notado en el empleo. El último trimestre en España no ha  habido creación de empleo por parte del sector privado, y ha habido un mayor acercamiento a la economía sumergida de sectores como el agrícola-ganadero o empleadas de hogar, porque ahora mismo contratar peonadas tiene unos costes elevadísimo, especialmente en comparación con países cercanos como Portugal o Marruecos, con un salario mínimo 400 euros inferior", asegura Aparicio.