CC.OO. y Centaurea rechazan convertir la AV-500 en una alternativa al peaje de la AP-51

Imagen de la AV-500

Consideran que la propuesta de Confae ocasionaría perjuicios económicos a los ciudadanos y daños medioambientales, incluido el deterioro de la calidad del agua de principal abastecimiento de Ávila.

CC.OO. de Ávila y la Asociación Centaurea mostraron ayer su rechazo frontal a la trasformación de la carretera AV-500/SG-500 en una alternativa al peaje de la autopista AP-51 (Ávila-Villacastín), como reclama la Confederación Abulense de Empresarios (Confae).

 

Estas organizaciones han lamentado esta campaña emprendida por Confae en los últimos meses, la cual ha sido secundada por otras entidades, como el grupo municipal del PSOE del Ayuntamiento de Ávila, que presentó recientemente una moción al Pleno en ese mismo sentido (que fue aprobada con el voto de todos los grupos salvo el de Trato Ciudadano). El propio Consejero de Fomento y Medio Ambiente de la JCyL, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha hecho declaraciones en ese mismo sentido de forma reciente.

 

Para Centaurea y Comisiones Obreras de Ávila, convertir la AV-500/SG-500, que conecta Ávila con la población segoviana de El Espinar atravesando el valioso paraje de Campo Azálvaro, en “una alternativa al peaje de la autopista AP-51”, sería un tremendo error tanto medioambiental como económico, y pondría en riesgo la calidad del abastecimiento de agua a la capital.

 

Desde el punto de vista económico, generar en el corredor de Campo Azálvaro una “alternativa al peaje de la AP-51” daría pie de inmediato a que Iberpistas reclamara a la Administración una indemnización por daños y perjuicios al haber construido una infraestructura con el fin de restar tráfico a la AP51.

 

Esa reclamación de Iberpistas estaría plenamente justificada porque alteraría su equilibrio económico-financiero contemplado en la concesión al modificar las condiciones en las que ésta se adjudicó. Cuando se hizo la adjudicación de la AP-51 se contempló que la vía alternativa gratuita sería la N-110, y no que hubiera dos, como sucedería si hubiera también una vía rápida en la AV-500/SG-500.

 

“Nos preguntamos si Confae es consciente de que esa indemnización que plantearía Iberpistas se pagaría con dinero público, de todos los ciudadanos. Sólo por esta cuestión se demuestra el absurdo de su propuesta”, declaró Carlos Bravo, portavoz de la Asociación Centaurea.

 

Por sus extraordinarios valores ambientales, paisajísticos, históricos y culturales, Centaurea y CC.OO. de Ávila solicitaron a finales de 2007 a la Junta de Castilla y León la declaración de Campo Azálvaro como “Paisaje Protegido” dentro de la Red de Espacios Naturales Protegidos (R.E.N.) de Castilla y León, propuesta que aún no ha recibido respuesta. Esta zona forma parte de la Red Natura 2000 de la Unión Europea al estar declarada como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Interés Comunitario (LIC). También está incluida dentro del ámbito territorial de los planes de recuperación de la JCyL para el águila imperial y la cigüeña negra.


Gracias a su importancia ambiental, el Ministerio de Medio Ambiente emitió una Declaración de Impacto Ambiental negativa al proyecto de autopista de peaje por Campo Azálvaro que presentó el primer ejecutivo de Aznar a finales de los 90. Anteriormente, también el proyecto de autovía presentado a mediados de los 90 por el entonces Gobierno socialista, fue informado negativamente, al considerarse que era ambientalmente inadmisible.

 

CC.OO. y Centaurea consideran que, para evitar el peaje y beneficiar a la ciudadanía abulense y a la economía de Ávila, al tiempo que para no provocar daños ambientales innecesarios, la única actuación razonable es que el Estado rescate la autopista AP-51 y la convierta en una autovía gratuita.

 

En ese sentido, estas organizaciones han recordado que, como consecuencia de la denuncia que ambas presentaron en 2000 ante la Comisión Europea, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE)  dictaminó en abril de 2010 la ilegalidad de la concesión otorgada en 1999 a Iberpistas para la construcción, conservación y explotación del paquete de autopistas de peaje: AP-6, su conexión a Segovia (AP-61) y su conexión a Ávila (AP-51).

 

“Esa operación fue un auténtico chanchullo que no perseguía otra finalidad que la de prorrogar la explotación de la A-6 y los túneles de Guadarrama por parte de Iberpistas, cuya concesión caducaba en 2019”, ha declarado Oscar García Barroso, Secretario General de la Unión Sindical de CC.OO. Ávila.

 

“Pedimos a Confae y demás fuerzas sociales y políticas un compromiso firme para que este paquete de autopistas pase a manos del Estado en el 2019. Esa debe ser una de las primeras actuaciones que haga el Gobierno que surja tras los comicios del 26J”, ha añadido García.

 

Por todo ello, estas organizaciones insisten en que el Gobierno central sigue de hecho sin asumir la sentencia del TJUE, y por ello se ve obligado a licitar de nuevo a partir de noviembre de 2019 (que es cuando caducaba la concesión inicial de la AP-6) la concesión de la explotación de ese paquete de autopistas, por un período reducido en 7 años sobre lo adjudicado inicialmente en 1999.

 

La transformación de estas autopistas de peaje en autovías gratuitas, como ha demandado históricamente la sociedad abulense y segoviana, generaría un enorme beneficio a los ciudadanos y la economía, no sólo de estas provincias y de toda Castilla y León, sino incluso a nivel estatal.