Castilla y León sube los decibelios en los bares: un cambio de norma permite elevar el ruido en interior
Cyl dots mini

Castilla y León sube los decibelios en los bares: un cambio de norma permite elevar el ruido en interior

Un camarero atiende una barra. Foto: EP

La Junta relajará los niveles máximos de ruido de bares y cafeterías para adaptarlas a la normativa general, menos exigente que la específica actual.

La Junta de Castilla y León relajará los niveles máximos de ruido permitido en bares y cafeterías que dejarán de tener una limitación específica –50 decibelios en horario diurno y 40 en nocturno- para vincularse a la normativa general del ruido que no establece una acotación específica para estos locales, pero sitúa el ruido interior permitido en los establecimientos comerciales en 55 decibelios.

 

Así lo recoge al Anteproyecto de Ley de Medidas Tributarias y Administrativas, conocida como ley de acompañamiento a los presupuestos, que establece también un tratamiento similar a las pizzerías, hamburgueserías, bocaterías y otros establecimientos de comida rápida y que lo justifica en la necesidad de “dotar de claridad y coherencia al régimen de espectáculos públicos y actividades recreativas con el régimen normativo en materia de ruido”.

 

Los establecimientos quedan también sometidos a los niveles sonoros en el exterior que recoge la Ley del Ruido y que van, dependiendo del horario, desde los 45 a los 55 decibelios en las áreas de silencio; de 50 a 61 en las levemente ruidosas; de 55 a 66 en las tolerantemente ruidosas, que son en las que predomina el equipamiento de ocio y actividades recreativas; y de 60 a 71 en las ruidosas en aquellas áreas urbanizadas nuevas. En aquellos espacios ya existentes los límites son ligeramente mayores.

 

Sin embargo, la ley de acompañamiento establece que en las áreas especialmente ruidosas -aquellas afectadas por ruidos de ferrocarril, aéreo o transporte terrestre, se establece por primera vez que no podrán superarse los niveles de sus áreas colindantes. En la ley se clarifican también las obligaciones de aislamiento para garantizar los aislamientos acústicos adecuados, entre otras medidas.