Castilla y León piensa mantener el toque de queda hasta que no haya un descenso sostenido de casos
Cyl dots mini

Castilla y León piensa mantener el toque de queda hasta que no haya un descenso sostenido de casos

Imágenes de la primera noche del toque de queda en la ciudad de Valladolid. M. ORTEGA

El vicepresidente Igea dice que la Junta esperará a una "disminución sostenida" de casos para levantar el toque de queda y recuerda que no es una medida única. Seguirá más allá del 9 de noviembre.

Castilla y León ha establecido que "tiene que haber una disminución sostenida" de los datos para levantar el toque de queda implantado el 24 de octubre a las 22.00 horas y que piensa mantener hasta que no haya una mejoría clara. El vicepresidente ha insistido en que mantendrá la medida durante el tiempo suficiente para lograr un cambio de tendencia y que lo más probable es que se mantenga más allá del 9 de noviembre. La mayoría de Comunidades Autónomas apuesta por prolongar su uso.

 

"Nuestra intención, en principio, es mantenerlas hasta que haya un descenso sostenido y estable de la incidencia", ha dicho que quiere "no precipitarse" y que las medidas durarán quince días, que es lo que recomiendan las autoridades internacionales.

 

Igea ha explicado que "este es el momento en que empezamos a ver el resultado" no del toque de queda, sino del conjunto de medidas, "hay que esperar para hacer un balance". "Esto es una estrategia multifactorial y solo hay una medida aisalda que funciona, meter a todo el mundo en su casa", ha asegurado.

 

"No es buena cosa, y puestos a hacer una autocrítica, levantar las medidas a los 15 días si no hay una estabilización a la baja", ha admitido Igea sobre algunas medidas tomadas en el pasado por la Junta.

 

No obstante, la consejera de Sanidad Verónica Casado ha señalado que en la Conferencia Interterritorial celebrada este miércoles ha reiterado la necesidad de que se ponga en marcha un instrumento jurídico que permita a las comunidades autónomas poder decretar ese confinamiento domiciliario si fuera necesario, algo que, a su juicio, debería ponerse sobre la mesa desde el próximo 9 de noviembre. Del mismo modo, Casado exigió también medidas homogéneas y unidad de criterio. "Uno de los consejeros comentaba que si alguien se dedicaba al transporte probablemente tendría que tener un gran libro de instrucciones, a mi me parece que es absolutamente necesaria la homogeneidad", ha defendido.

 

Ante la situación actual, tanto Igea como Casado han llamado al "confinamiento inteligente". "Tenemos que ser conscientes de la gravedad y quedarnos en casa durante el mayor tiempo posible", han defendido, tras lo que Casado ha aclarado que pese a cierto aplanamiento de la curva de contagios no se "fía nada" del coronavirus.

 

No obstante, Casado ha aprovechado para mandar un mensaje de esperanza a la ciudadanía. "La situación es muy compleja, vivimos una pandemia terrible y nunca conocida pero quiero mandar mensaje de esperanza, esto va a acabar".

Noticias relacionadas

Comentarios

Me lo expliquen 06/11/2020 11:25 #3
Mejor nos iría sin en vez del confinamiento inteligente tuviéramos políticos inteligentes. Que para decir que no hay transmisión del virus estando todos en casa, no hace falta estudios.
Pucelano 05/11/2020 18:49 #2
Pues entonces bien, Valladolid va el ultimo, y con pocas esperanzas de salir de zona de descenso.
Perfecto 05/11/2020 17:42 #1
Me parece muy correcto... Eso sí, espero que no hagan como en la Comunidad de Madrid... Que han bajado la incidencia del virus a base de bajar los tests realizados...

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: