Castilla y León amplía a las 12 de la noche la apertura de bares y cerrará interior de hostelería con 150 de incidencia
Cyl dots mini

Castilla y León amplía a las 12 de la noche la apertura de bares y cerrará interior de hostelería con 150 de incidencia

Cierre de un bar a la hora del toque de queda en Burgos. Foto: Ical

Castilla y León fija las medidas que aplicará después del estado de alarma, que decae el 9 de mayo. La comunidad renuncia a mantener el toque de queda, el cierre perimetral y los límites en reuniones y centra su regulación en la hostelería.

Castilla y León ha dado a conocer las que serán sus medidas para contener la pandemia del Covid a partir del 9 de mayo, cuando decae el actual estado de alarma. A ese día, la comunidad llega con un toque de queda a las 22.00 horas y el cierre perimetral de la comunidad, de la que no se puede entrar y salir, además del límite de reuniones entre personas y cierre de templos, que afectaban a derechos fundamentales.

 

Estas medidas desaparecen y la comunidad ahora las sustituye por cierre de interior de hostelería con 150 de incidencia (ya se está aplicando), se amplía el horario a las 12 de la noche y se ampliará hasta la 1 de madrugada cuando se llegue al nivel 2 de alerta. Se elimina el cierre perimetral y el límite a reuniones interpersonales: están permitidas todas sin máximo de participantes. Se mantiene la aplicación del 'semáforo' Covid con su conjunto de indicadores, niveles y medidas. Y la nueva regulación incide en normas concretas para la hostelería en materia de aforos y establecimientos. La Junta revisará cada quince días las medidas. Estas son todas las normas.

 

De este modo, Castilla y León renuncia a mantener el toque de queda, el cierre perimetral y los límites de reuniones, que eran las medidas fundamentales que ha venido aplicando y a las que se atribuye el control de la pandemia. Lo hace porque cree que no hay garantías jurídicas para aplicar este tipo de medidas como pedía, y como intentarán otras comunidades, y se opta por mantener control en los locales públicos y ampliar horario para evitar el descontrol en hogares.

 

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ya había anunciado que el próximo domingo, día 9 de mayo, cuando está previsto que concluya el estado de alarma en todo el territorio nacional, decaerá el actual toque de queda y el cierre perimetral que rigen en la Comunidad. Dos de las medidas principales en los últimos seis meses y que se consideraban fundamentales para el control de la pandemia.

 

Igea ha explicado que todas las medidas principales, las que afectan a derechos fundamentales, decaen y cree que "es probable que se produzca un incremento previsible de la incidencia" al trasvasarse de territorios con más incidencia como es País Vasco, por eso piden mantener distancias e higiene.

 

Con estas medidas, Castilla y León tiene previsto hacer frente a la pandemia durante las próximas semanas en un momento clave en el que la vacunación avanza a gran velocidad y permite tener ya inmunizada a buena parte de la población, especialmente en los colectivos y edades más sensibles a los riesgos del coronavirus.

 

Castilla y León continúa en un descenso "lento pero continuado de la incidencia" que está en 175 a 14 días por 100.000 habitantes y con un importante descenso de la incidencia en los mayores de 65 años, que tienen una incidencia de 50 casos a 7 días, un 37% inferior a la incidencia del conjunto de la población gracias a la vacuna, que está administrada en un alto porcentaje de los mayores de 60-70 años, motivo por el cual las tasas de letalidad están bajando "a pesar de la cuarta ola de ingresos".

Noticias relacionadas