Carta abierta de una usuaria de la línea de autobús Ávila-Madrid

Alicia Quirós ha señalado en una carta a la redacción de Tribuna de Ávila su malestar ante el mal servicio del transporte de autobús de la línea que parte de Ávila con dirección a la capital.

Traslado a su redacción mi queja (que a la vez puede entenderse de muchos de los usuarios de autobús y compañeros diariamente en el mismo) al adjudicatario del servicio de autobús regular que, a pesar de que el quiere la Junta respete las obligaciones de pago que la Junta tiene adquiridas con él, cosa que por supuesto entiendo y debe cumplirse, olvida rápidamente las obligaciones que tiene con sus usuarios, queriendo que se respeten sus derechos pero pasando completamente de los nuestros.

 

Les detallo brevemente que, tras muchas quejas interpuestas a la empresa (Jimenez Dorado) que nunca contestan, y que, aunque pongas reclamaciones en ventanilla, al no disponer de un libro oficial, no sirven para nada. Esta mañana, nuevamente, al igual que ayer y al igual que el pasado viernes y a pesar de nos han indicado que se lo han comentado al propietario, los usuarios vamos sin calefacción a las 6:00 de la mañana. No le hablaré de que el autobús no cumple los requisitos de la concesión, que por supuesto no es ni la vigésima vez que sucede pues normalmente al menos de los 10 viajes que hago semanales, 5 son en autobuses que no pertenecen a la concesión y en al menos 3 viajes, el autobús es una lata de sardinas que huele a cloaca cuyos asientos son como conchas y en el que algunos cinturones de seguridad no funcionan. Pero el propietario además de "olvidar" lo que tiene que cumplir, ¿no sabe que estamos a 3º en Ávila y nos lleva sin calefacción? Nos consta que sus trabajadores se lo han hecho saber ya que además ellos también están trabajando bajo esas condiciones…

 

Ruego que, ya que tienen en cuenta las peticiones de este señor por hacer público que no cobra, lo hagan también en este caso cuando no cumple ni con los requisitos de confort básicos ni con los de seguridad dejando que los usuarios vayamos incluso con cinturones de seguridad estropeados.

Gracias.

 

ALICIA QUIRÓS