Carmen Iglesias destaca el carácter desigual de la recuperación con los asalariados como parte débil

La senadora socialista insiste en que la reforma laboral del Partido Popular sólo ha generado trabajo inestable y mal pagado.

María del Carmen Iglesias ha indicado que “la recuperación de la que presume el Gobierno no está tratando a todos por igual. Cada nuevo dato macroeconómico confirma que para unos avanza más rápido que para otros. La persistencia de una alta tasa de paro y la precariedad laboral son prueba evidente de ello. Y estos datos son preocupantes en nuestra provincia”.

 

“Los salarios de los abulenses están a la cola de toda la comunidad y unos 2 puntos por debajo de la media nacional. Lo mismo ocurre con las pensiones que, de media, se sitúan en poco más de 790 euros, lo que coloca a los pensionistas abulenses con la prestación más baja de toda la región, sólo por delante de Zamora”.

 

La senadora abulense se ha hecho eco de los datos ofrecidos por el último gran indicador conocido, la Contabilidad Nacional correspondiente al primer trimestre de 2017, “que pone en evidencia el carácter desigual de la recuperación. Especialmente por lo que se refiere a las rentas, ya que las del capital se están comportando en términos generales de forma mucho más favorable que las del trabajo”.

 

El crecimiento de la economía está siendo más ventajoso para los empresarios que para los trabajadores, gracias en buena medida a las ventajas legales que se les concedieron coincidiendo con el apogeo de las políticas de ajuste. Esas ventajas se han traducido en un aumento de la competitividad basado fundamentalmente en la bajada de los costes laborales y en las facilidades para ampliar o reducir plantillas, y no tanto en la calidad y la innovación de los productos y servicios ofrecidos”.

 

De ahí que la creación de empleo de los últimos años se caracterice por el trabajo inestable y mal pagado. Algo habitual en nuestra provincia”, ha dicho María del Carmen Iglesias quien señala que “la reforma laboral ha reforzado la posición de las grandes empresas que se aprovechan de la flexibilización de las condiciones de trabajo y la reducción de indemnizaciones, en perjuicio de los trabajadores, como estamos viendo en Nissan”.