Carlos Hernández Guío, nuevo presidente del Óbila Club de Basquet

Raúl Álvarez pasa el testigo a Carlos Hernández Guío al frente del club verderón. Foto: Nicolás García.

Raúl Álvarez ha dimitido de su cargo y le ha pasado el testigo al joven abogado, que afronta esta nueva etapa "con muchas ganas, mucha ilusión y toda la responsabilidad que ello supone".

Esta mañana a las 10:00 horas ha tenido lugar en la sede del Óbila Club de Basquet la rueda de prensa de despedida del ya expresidente del equipo, Raúl Álvarez, que ha dimitido del cargo en favor de Carlos Hernández Guío.

 

El joven abogado, de tan solo 38 años, ha agradecido a Raúl la labor que ha realizado en la última temporada y ha tomado el mando del club verderón con "muchas ganas, mucha ilusión y con toda la responsabilidad que ello implica".

 

Como anécdota, ha señalado que "recuerdo que hace 20 años jugaba con unas pocas personas en San Antonio al baloncesto como simple aficionado, y ahora este deporte se ha expandido en Ávila hasta límites inimaginables por esas fechas, dado que en la actualidad centenares de niños y adultos practican este deporte".

 

Por ello, en esta nueva etapa, Guío se ha marcado como objetivo principal "20 años más de baloncesto en Ávila, además de que la plantilla siga siendo competitiva", y ha animado "a ver este descenso como una oportunidad para sanear las cuentas del club y coger impulso, no como un drama".

 

Otras metas que se ha fijado el club han sido "seguir teniendo una plantilla fuerte e ilusionante, además de reforzar la cantera y buscar más apoyos y patrocinadores", además de que ya ha confirmado que el club se ha inscrito en la EBA, aunque "no tenemos claro en qué grupo de la competición vamos a inscribir al club, pero seguramente sea en el de Madrid".

 

Carlos Hernández quiere "ponerse a trabajar desde hoy" y ha anunciado que "la nueva directiva, plantilla y entrenador se darán a conocer entre la próxima semana y la siguiente", además de que ha revelado que el Óbila no planea inscribirse en LEB Plata "porque queremos construirlo desde los cimientos, y eso supondría un riesgo para nuestro presupuesto".

 

Raúl Álvarez, por su parte, ha querido despedirse declarando que "el club necesita un tiempo que ya no le puedo ofrecer, por lo que creo que es lo mejor para los todos" y agradeciendo a "todas las personas que hayan aportado un euro al club a lo largo de todo el año, incluyendo instituciones, patrocinadores y demás aficionados".

 

El ya expresidente de la institución ha querido expresar su confianza en el nuevo dirigente: "Creo que Carlos será un buen presidente, ya que es una persona leal y trabajadora, le deseo lo mejor", además de ofrecerle la posibilidad de continuar en la directiva del Óbila: "Él sabe que estaré a su entera disposición si me necesita".