Cambios en la inclinación terrestre rigen el fin de las edades de hielo

Tierra

Las edades de hielo en el último millón de años terminaron cuando el ángulo de inclinación del eje de la Tierra se acercaba a valores más altos, según un estudio de la Universidad de Melbourne.

 

Durante esos periodos, veranos más largos y cálidos derritieron las grandes capas de hielo del hemisferio norte, impulsando el clima de la Tierra a un cálido estado 'interglacial', como el que hemos experimentado en los últimos 11.000 años, según un estudio publicado en la revista 'Science' que presenta un nuevo registro de alta resolución de las últimas 11 deglaciaciones.

 

Más allá de lo que era posible utilizando registros ambientales menos actualizados, esta nueva cronología de datación precisa revela la influencia persistente de la oblicuidad y la insolación en el ritmo del ciclo glacial-interglacial de la Tierra.

 

El Cuaternario, el período actual de la historia de la Tierra que comenzó hace poco más de 2,5 millones de años (Ma), a menudo se caracteriza por una serie de períodos glaciales e interglaciales, que repetidamente hacen que las capas de hielo del tamaño de los continentes avancen y retrocedan en gran parte del hemisferio norte.

 

Antes de la transición del Pleistoceno medio (de 1,25 a 0,7 Ma), los ciclos glaciales globales cuaternarios se repiten aproximadamente cada 40.000 años. Sin embargo, durante el Pleistoceno medio (PTM), el patrón de glaciación cuaternaria cambió y se expandió fundamentalmente a intervalos de aproximadamente 100.000 años.

 

Si bien se acepta ampliamente que los ciclos de 40.000 años pre-PTM fueron impulsados por la variación cíclica en la inclinación u oblicuidad orbital de la Tierra, las teorías de forzamiento orbital no explican adecuadamente los períodos glaciales-interglaciales posteriores al Pleistoceno medio.

 

Un desafío central en la evaluación de las teorías orbitales de los ciclos de la era de hielo de la Tierra es la incertidumbre cronológica inherente a los registros de sedimentos de las profundidades oceánicas que se usan a menudo para identificarlos.

 

Sin embargo, estudios recientes que utilizan registros de espeleotemas fechados con precisión para anclar las edades de las terminaciones glaciares registradas en sedimentos marinos desde aproximadamente 640.000 años, sugieren que los intervalos posteriores al PTM son en cambio colecciones de ciclos orbitales más cortos.

 

Empleando un espeleotema procedente de Italia, datado mediante radiometría de uranio-plomo para limitar la cronología de los nuevos registros de sedimentos marinos de alta resolución, la investigadora Petra Bajo y sus colegas amplían este registro para cubrir los once eventos de glaciación-deglaciación de los últimos millones de años.

 

Los autores muestran que los primeros dos eventos de deglaciación posteriores al Pleistoceno medio están separados por dos ciclos de oblicuidad y concluyen que la oblicuidad de la Tierra siguió siendo el principal impulsor de los ciclos glacial-interglaciales en todo el Cuaternario, en el PTM y más tarde.