Brexit 1.0: científicos encuentran evidencia de la separación original de Gran Bretaña de Europa

Investigadores del 'Imperial College London', en Reino Unido, y colegas de institutos en Europa han encontrado evidencia de cómo la antigua Gran Bretaña se separó de Europa, un proceso que ocurrió en dos etapas, como informan en un artículo que se publica este martes en 'Nature Communications'.

Casi 450.000 años atrás, cuando la Tierra estaba en una era de hielo, el hielo se extendía por el Mar del Norte, desde Gran Bretaña hasta Escandinavia; y el nivel del mar era tan bajo nivel que todo el Canal de la Mancha era tierra seca, un paisaje congelado de tundra, entrecruzado por pequeños ríos.

La separación de Gran Bretaña de la Europa continental se cree que es el resultado del desbordamiento de un lago proglacial --un tipo de lago formado en frente de una capa de hielo-- en el Mar del Norte, pero no se ha probado. Ahora, los científicos muestran que la apertura del Estrecho de Dover en el Canal de la Mancha se produjo en dos episodios, donde un desbordamiento inicial de un lago seguido por inundaciones catastróficas.

Hace diez años, investigadores del Imperial College de Londres revelaron pruebas geofísicas de valles gigantes en el fondo marino en la parte central del Canal de la Mancha. Creyeron que estas redes de valles eran evidencia de un 'megaflood' -una inundación que libera gran cantidad de agua-- que excavó tierra, sobre la que especularon que pudo haber sido causada por una brecha catastrófica en una cresta de la roca de tiza que unía Gran Bretaña a Francia.

El nuevo estudio del equipo, en colaboración con colegas en Europa, muestra los detalles de cómo se rompió esta cresta de tiza en el estrecho de Dover, entre Dover, en Inglaterra, y Calais, en Francia. Los nuevos datos geofísicos recogidos por colegas de Bélgica y Francia se han combinado con datos del fondo marino delReino Unido que muestran la presencia de enormes agujeros y un sistema de valles situado en el fondo marino.

El equipo demuestra que la cresta de tiza actuó como una presa enorme y detrás de ella había un lago proglacial. Este lago fue la primera hipótesis de los científicos hace más de 100 años y los autores del estudio de hoy muestran cómo el lago se desbordó en gigantescas cascadas, erosionando la roca escarpada, debilitándola y eventualmente fracturándola y liberando grandes volúmenes de agua sobre el suelo del valle.

El equipo cree que los enormes agujeros que analizaron en el fondo marino son piscinas de inmersión, creadas cuando el agua que cae en cascada sobre una pendiente escarpada golpea el suelo y erosiona la roca. Las piscinas de inmersión en el Estrecho de Dover son enormes, de hasta varios kilómetros de diámetro y alrededor de 100 metros de profundidad y fueron perforadas en roca sólida.

UN PUENTE DE TIERRA DE 32 KILÓMETROS DE LARGO Y 100 METROS DE ALTO

Alrededor de siete piscinas de inmersión están dispuestas en una línea entre los puertos de Calais y Dover, por lo que los investigadores sugieren son evidencia de un desbordamiento de agua del lago en el sur del Mar del Norte. La línea recta que forman estos lagos sugiere que fueron fruto de cascadas de una cresta única de roca quizás de 32 kilómetros de largo y 100 metros de alto, el puente de tierra entre Europa y Reino Unido.

Los investigadores también han encontrado pruebas de que un segundo evento abrió completamente el estrecho de Dover. Posteriormente, tal vez cientos de miles de años más tarde, un nuevo sistema de valles, el Canal de Lobourg, fue tallado por procesos de 'megaflood' que cruzaron el Estrecho de Dover.

Los investigadores demuestran que este valle se conectó a la red gigante de valles en el canal central inglés, sugiriendo que un derrame sobre otros lagos más pequeños frente a las capas de hielo en el Mar del Norte puede haber sido responsable del episodio posterior de erosión por inundación. Han tardado diez años, pero al poner todas las piezas del rompecabezas geológico juntas, los científicos dicen que están más seguros de qué pudo haber causado la 'megaflood' en el Canal de la Mancha hace miles de años.

La doctora Jenny Collier, coautora del estudio del Departamento de Ciencias de la Tierra e Ingeniería del Imperial College de Londres, explica: "Basándonos en las pruebas que hemos visto, creemos que el Estrecho de Dover hace 450.000 años habría sido una enorme roca de tiza que unía Gran Bretaña a Francia, más parecida a la tundra congelada en Siberia que el medio ambiente verde que conocemos hoy en día. Habría sido un mundo frío salpicado de cascadas que se sumergen sobre la icónica escarpa de tiza blanca que vemos hoy en los Acantilados Blancos de Dover".

"Todavía no sabemos a ciencia cierta por qué se derramó el lago proglacial. Tal vez parte de la capa de hielo se rompió y se derrumbó en el lago, causando una oleada que talló un camino para que el agua cayera en cascada desde la cresta de tiza. En cuanto al fallo catastrófico de la cresta, tal vez un temblor de tierra, que sigue siendo característico de esta región hoy en día, debilitó aún más la cresta. Esto puede haber provocado el colapso de la cresta de tiza, liberando la 'megaflood' de la que hemos encontrado la evidencia en nuestros estudios", añade.

Ingenieros descubrieron por primera vez pruebas de estas cuencas de agua cuando estaban realizando estudios geológicos del fondo marino del estrecho de Dover en la década de 1960. Nadie sabía lo que ocurría; qué las provocó, pero se las llamó 'Fosse Dangeard'. La grava suelta y la arena que rellena estas piscinas de inmersión hizo que los ingenieros tuvieran que mover la ruta del túnel de la Mancha para evitarlas.

En 1985, un geólogo marino llamado Alec Smith, profesor de 'Bedford College', en Londres, propuso por primera vez que los agujeros fueron creados por antiguas cascadas, pero la falta de evidencia fuerte hizo que las aseveraciones se olvidaran en gran medida. Los autores del estudio de hoy dicen que las afirmaciones originales de Smith eran correctas.

Los científicos dicen que, si no fuera por un conjunto de circunstancias geológicas fortuitas, Gran Bretaña podría haber permanecido conectada a la Europa continental, sobresaliendo hacia el mar de manera similar a Dinamarca. El coautor Sanjeev Gupta, profesor del Departamento de Ciencias de la Tierra e Ingeniería de Imperial, subraya: "La ruptura de este puente terrestre entre Dover y Calais fue sin duda uno de los acontecimientos más importantes de la historia británica, ayudando a dar forma a la identidad de nuestra isla aún hoy".

"Cuando la era del hielo terminó y el nivel del mar subió, inundando el suelo del valle para siempre, Gran Bretaña perdió su conexión física con el continente. Sin esta brecha dramática, Gran Bretaña seguiría siendo parte de Europa. Este es un Brexit 1.0 por el que nadie votó", añade este investigador.

El equipo aún no tiene una línea de tiempo exacta de los eventos. En el siguiente paso, los autores quieren tomar muestras del núcleo de los sedimentos que llenan estos lagos de cascadas, que analizarán para determinar el momento de la erosión y el relleno de las piscinas, los ambientes representados por estos sedimentos y la fuente de los sedimentos.

Desarrollar una línea de tiempo de los acontecimientos permitiría aprender más sobre la evolución distintiva de Gran Bretaña, en comparación con el continente. Sin embargo, esto será un verdadero desafío para el equipo, ya que obtener muestras de sedimento en el Estrecho de Dover significa lidiar con enormes cambios de las mareas y atravesar el carril marítimo más transitado del mundo.