Ayuso cede y está dispuesta a cerrar Madrid pero deja varios 'recados' a Gobierno y comunidades
Cyl dots mini

Ayuso cede y está dispuesta a cerrar Madrid pero deja varios 'recados' a Gobierno y comunidades

Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid

La presidenta de Madrid dice que respetará las normas que se establezcan, pero insiste en que "cerrar por cerrar" le repugna y que lo considera "un abuso de poder". Reta a demostrar que el cierre perimetral es efectivo.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha asegurado que acatará las medidas que acuerde el Consejo Interterritorial de Salud de cara a Semana Santa porque ella "cumple escrupulosamente las normas establecidas y la ley" dado que no es "ni independentista ni arribista". Esta afirmación despeja el horizonte de las medidas para las próximas vacaciones ya que Madrid era la comunidad que con más fuerza se oponía a un cierre perimetral que prohibiera la movilidad entre comunidades, aunque habrá que ver cuál es su postura final.

 

A pesar de estas palabras, en declaraciones a 'La Sexta', recogidas por Europa Press, ha dejado claro que "cerrar por cerrar" le repugna y que lo considera "un abuso de poder". Para la dirigente regional, hay que ir a "medidas intermedias" como han hecho en la Comunidad de Madrid.

 

Además, ha indicado que si se decide que se cierran las comunidades autónomas, a su parecer, dará igual lo que se haga, respecto a las medidas, en Galicia o en Madrid. "Si estuviera toda España abierta entendería una estrategia única pero si seguimos parcelados en 17 considero que lo que hagamos no perjudica a Andalucía", ha dicho, al tiempo que se ha preguntado por qué es necesario acortar las horas del toque de queda.

 

"Digo yo que Madrid puede seguir operando con las normas que le están funcionando relativamente bien y siempre llamando a la prudencia porque es algo que no hemos dejado de hacer en ningún momento", ha defendido. Además, ha sostenido que si la hostelería y el comercio de Madrid fuesen una región, serían la tercera por PIB del país por lo que se niega a "matar de hambre" la actividad.

 

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha insistido este martes en que el cierre debe ser "la última opción a tomar después de haberlo intentado todo" y ha pedido que antes de hacerlo se demuestre por qué es acertado hacerlo.

 

"La pandemia lo que ha hecho es demostrar que hay dos maneras de gestionar. Una es el atropello sistemático de derechos y libertades fundamental, el cierre de regiones enteras sin informes sanitarios y la clausura por decreto de miles de negocios", ha declarado en su intervención al recibir el premio Sociedad Civil de la Fundación Civismo en la Real Casa de Correos.

 

La presidenta ha recordado que hace un año tomó la decisión más difícil que puede tomar un presidente autonómico que fue el cierre de colegios. Lo hicieron en base, según ha explicado, "a una estrategia clara que era no colapsar el sistema sanitario y tener tiempo suficiente para poder triplicarlo gracias a, entre otras cosas, la colaboración público-privada y rompiendo estigmas" que han llevado "al cero, a no hacer nada, a cruzarse de brazos".