Ávila vence al tiempo y acoge a más de 70 comunidades judías

Rafael Catalá interviene en la inauguración. / Foto: Javier Ruiz-Ayúcar

Más de 70 comunidades sefardíes de todo el mundo participan durante el lunes y el martes en Ávila en la III Cumbre Erensya, que se ha inaugurado con la presencia en el Palacio de Superunda del Ministro de Justicia, Rafael Catalá. El acento se ha puesto en la Ley de nacionalidad para los sefardíes, cuya aprobación afronta su fase final.

Los líderes de más de 70 comunidades sefardíes de todo el mundo se han reunido este lunes en el Palacio de Superunda de Ávila para inaugurar la III Cumbre Erensya, primera en España, que durante el lunes y el martes celebrará diferentes actos en la capital abulense y se prolongará hasta el día 30 con actividades programadas en Madrid y Toledo.

 

El Ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha puesto el acento en la tramitación de la Ley de concesión de la nacionalidad española a los sefardíes, que se encuentra ya en su última fase y cuyo ponente en el Congreso, Gabriel Elorriaga, ha estado presente también en la inauguración de la Cumbre. Catalá ha asegurado que esta iniciativa "pretende satisfacer la deuda que tenemos con todos ustedes" y ha señalado que será "un punto de encuentro entre los españoles de hoy y los descendientes de aquellos que fueron expulsados a partir de 1492".

 

Tras la adhesión a la cumbre de las comunidades judías de Chicago, Sidney, Melbourne, Panamá, Portoalegre, Seattle, París, Brasil, Niza y Nueva York, el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España, Isaac Querub, ha señalado que "estamos aquí para demostrar nuestro amor a España". En este sentido, Querub ha rechazado "el odio o el rencor frente al edicto que obligó a los judíos a abandonar España" -cuyo documento original se encuentra en el Archivo Histórico de Ávila- aunque sí ha manifestado su deseo de que "ojalá algún día podamos celebrar la derogación de ese edicto".

 

Antes de todo el alcalde de Ávila, Miguel Ángel García Nieto, dio la bienvenida a los asistentes "a la Jerusalén castellana, conde convivieron muchos años cristianos, judios y árabes". Tanto García Nieto como Miguel de Lucas, director del Centro Sefarad Israel, destacaron la coincidencia con el V Centenario de Santa Teresa de Jesús, de abuelos judíos, y el segundo llegó a afirmar que "Ávila es una ciudad que ha vencido al tiempo, los judíos vuelven a pasear por sus calles".

 

El acto de inauguración, en el Palacio de Caprotti o Superunda, estuvo amenizado por la Coral Amicus Meus.