Ávila Libre de Peajes pide a la Comisión Europea que intervenga en el final de los peajes de la AP-6, AP-61 y AP-51

Miembros de ALP en su reclamación esta mañana.

A través de un escrito

Ávila Libre de Peajes ha demandado a la Comisión Europea para que intervenga ante el Gobierno de España para determinar el final de los peajes de las autopistas AP-6, AP-51 y AP-61 y le obligue a "cumplir las leyes y las leyes europeas de inmediato".

 

Quieren que "fije de una vez al año de terminación de la concesión, la indemnización que hay que pagar a la concesionaria por la reducción de la concesión en siete años, la licitación de nuevo de esos siete años, que a ser posible lo gestione el Estado", según el escrito remitido por este partido, ha explicado su portavoz, Ángel Zancajo.

 

Ha manifestado que "se ha cumplido la fecha que tenía establecido el decreto del 2012, de noviembre de 2019, cuando el Gobierno tenía que haber legislado para decir cuando se tenía que terminar el peaje entre 2024 y 2029, la indemnización para concesionaria y los siete años que hay que sacar la nueva licitación".

 

Según Zancajo, el Gobierno debería haber fijado en noviembre el final de los peajes, pero mediante un real decreto a finales de año lo que hizo fue subir las tarifas. Así, ha lamentado que el Gobierno "no haya tenido tiempo para fijar el final del peaje, pero sí para hacer un totum revolotum de una difícil justificación".

 

El portavoz ha criticado que el Gobierno diga que la subida de precios es "para el equilibrio económico-financiera de la concesión", para luego interrogar por "qué equilibrio necesita una concesionaria que ha declarado 65 millones de beneficio en los últimos años", y que gestiona "la carretera más rentable del país".

Este partido considera cree que prolongar estas concesiones es una "especie de compensación" para una compañía que "está perdiendo algunas de las concesiones por los plazos que se cumplen".