Ávila es la ciudad de España que registra un mayor número de excesos de velocidad

La Fundación Mapfre ha hecho un estudio en el que el 100% de los vehículos controlados en la ciudad, 239, sobrepasaron los límites de velocidad fijados.

En la ciudad de Ávila, la Fundación Mapfre realizó un total de 239 mediciones de vehículos. Todas las mediciones de velocidad se llevaron a cabo en vías rectas con señalización pero sin badenes que obligaban al conductor a reducir la velocidad.

 

En el caso de Ávila los tres lugares analizados fueron colegios:
• Colegio Público “Santo Tomás”, con una velocidad limitada a 20 km/h. La velocidad media es de 44 km/h, siendo la velocidad máxima alcanzada de 52 km/h.
• Colegio Público “Juan de Yepes”, con una velocidad limitada a 20 km/h. La media se sitúa en 45 km/h y la velocidad máxima alcanza en 52 km/h.
• Colegio Diocesano “Pablo VI”, con una velocidad limitada de 20 km/h. La velocidad media es de 33 km/h y la máxima de 42 km/h.

 

Todos los vehículos controlados exceden el límite de velocidad máximo fijado en 20 km/h, es decir, los 239 vehículos analizados van por encima del límite máximo. No se registra ningún vehículo que respete la velocidad fijada.

 

Teniendo en cuenta que la velocidad máxima fijada en todas las vías donde se han controlado a vehículos es de 20 km/h, éstas son las velocidades medias alcanzadas

 

 

Los coches circulan a una velocidad media de 41,27 km/h en vías limitadas a 20 km/h, mientras que las motos llevan una velocidad media superior, de 42 km/h. Los camiones circulan a una velocidad media de 35,84 km/h y los autobuses una velocidad media de 32,25 km/h.

 

 

Hay que destacar la gran mayoría, el 57%, excede la velocidad en más de 20 km/h. Por lo que podemos decir que además de exceder los límites de velocidad, lo hacen a una velocidad muy alta, 20 km/h por encima de la velocidad establecida para la vía, es decir, en más de 40 km/h.

 

Igualmente, el 24% supera la velocidad fijada entre 11 y 15 km/h, y un 13% la sobrepasa en 16 y 20 km/h.
 

 

Un 5% circula superando la velocidad entre 6 y 5 km/h.

 

 

La mayoría de los vehículos superan en un 50% o más la velocidad permitida. Concretamente 230 vehículos, el 96,23%.

 

La velocidad inadecuada, especialmente la excesiva, es uno de los principales factores de riesgo para la seguridad vial. El aumento de la velocidad se relaciona directamente con una mayor probabilidad de que ocurra un accidente de tráfico y de que las consecuencias sean más graves, tal y como indica la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

Hay que tener en cuenta que a mayor velocidad, mayor es la distancia recorrida para que la persona reaccione y el vehículo responda. Durante este tiempo (tiempo de reacción y tiempo de frenado), el vehículo recorre una determinada cantidad de metros hasta que consigue frenar a tiempo.

 

Entre el 20% y el 50% de los conductores superan los límites de velocidad en las autopistas cuando hay tráfico fluido. En el caso de las vías urbanas se supera la velocidad entre un 20% y un 80%, según el informe1 elaborado por el Consejo Europeo de Transportes (ETSC por sus siglas en inglés).

 

Esta velocidad excesiva es especialmente peligrosa en las vías urbanas debido a la alta presencia de usuarios vulnerables como pueden ser peatones (sobre todo, niños y personas mayores), ciclistas o motociclistas. La congestión de los núcleos urbanos y la convivencia de los peatones con el tráfico rodado hacen que respetar la velocidad sea especialmente importante para evitar atropellos.

 

Se estima que una reducción del 1% en la velocidad media del tráfico conlleva una reducción del 2% de los accidentes con lesiones, del 3% de los accidentes con lesiones graves y de un 4% de los accidentes fatales 2.

 

Por todo ello, reducir la velocidad supone una contribución para reducir el número de muertes y lesiones en los accidentes de tráfico.

 

Una velocidad baja reduce de manera drástica las posibilidades de sufrir un accidente de tráfico y sus consecuencias. Desde la Unión Europea se promueve la limitación de velocidad y el establecimiento de zonas 20 y zonas 30 en aquellos lugares con especial presencia de peatones como pueden ser colegios, zonas residenciales o parques.

 

El presente estudio pretende analizar qué velocidad llevan los vehículos en aquellas zonas 20, 30, 40 y 50 que se caracterizan por la alta presencia de peatones en circunstancias favorables para el conductor, es decir, vías sin elementos de calmado de tráfico que puedan obligar al conductor a reducir la velocidad. El objetivo es analizar en qué grado el conductor es capaz de percibir el peligro y reducir por sí mismo la velocidad en este tipo de entorno.