Averías, retrasos, cancelaciones: la realidad de los viajes en ferrocarril a Madrid

La Unión de Consumidores de Árevalo y Comarca-UCE hace patente el malestar de los usuarios diarios del ferrocarril.

La Unión de Consumidores de Arévalo y Comarca-UCE asegura que el tiempo de viaje entre la provincia de Ávila y Madrid llega a más de 1 hora y 45 minutos desde la capital amurallada y 2 horas y 30 minutos desde Arévalo, como ejemplos de un tiempo de viaje que hace 14 años era de 1 hora 15 minutos y 2 horas, respectivamente, que es lo que los usuarios del ferrocarril quieren como tiempo "lógico"

 

Destacan desde esta plataforma que en los últimos meses, el servicio de ferrocarril de la comunidad está ofreciendo "grandes titulares de prensa" pero "ninguno de ellos anuncia cambios a mejor".  Averías, retrasos, cancelaciones son según la Unión de Consumidores de Arévalo y Comarca-UCE algunos de los problemas que están padeciendo los abulenses que usan el tren para sus desplazamientos. "Es cierto que, durante décadas, hemos aguantado estoicamente  el ninguneo con el que, al menos desde el punto de vista ferroviario, y también es cierto que hemos confiado en que las promesas  de AVEs o trenes rápidos nos han ido haciendo. Pero ya no más".

 

Señalan desde esta plataforma que los abulenses "somos un pueblo humilde, solidario, generoso y paciente, pero también es orgulloso, ambicioso, realista y, por fin reivindicativo. Porque nuestra voz, que estaba dormida, empieza a alzarse pidiendo con un clamor el fin de esta injusticia". Por ello recuerdan que es vital para el desarrollo de nuestra tierra que "contemos con un ferrocarril" que "preste un servicio acorde a los tiempos que vivimos". "Es primordial que recuperemos la confianza en nuestros gobernantes y les volvamos a creer cuando nos hablen de partidas presupuestarias, de plazos de ejecución de obras o de cuánto tiempo ahorraremos cuando usemos el tren. En este sentido, debemos olvidarnos de ideologías y usar nuestro voto para premiar al político honesto y penalizar al que nos engaña. No queremos más mentiras".

 

Conscientes de la importancia que tiene el ferrocarril para la Comunidad, desde la Unión de Consumidores de Arévalo y Comarca-UCE, se han hecho eco de estas reivindicaciones y se adhieren al Pacto por el Ferrocarril con la idea de unificar fuerzas para conseguirlo, pero después de 10 meses (8/02/2017), sin reuniones de esta mesa del ferrocarril, "decimos basta y pasaremos a la acción ya".  Además, quieren hacer un llamamiento a toda la población abulense, sea usuaria del tren o no, para que "se movilice en apoyo al futuro del ferrocarril que tanta modernidad y progreso trajo a nuestros pueblos".                             

 

La Unión de Consumidores de Arévalo y Comarca-UCE lleva 25 años trabajando por la defensa de los derechos de los consumidores en la Comunidad Autónoma y por la mejora de la calidad de vida de los abulenses. "Es evidente que, en el contexto social y demográfico en el que vivimos, el desarrollo económico y personal de nuestros conciudadanos necesita de unos medios de transporte acordes a sus necesidades. Y el tren que sufrimos en nuestra provincia, no lo es en absoluto".

 

Por eso, la Unión de Consumidores de Arevalo y Comarca-UCE solicitan al Gobierno del país que "mire a esta provincia y tome las medidas necesarias para dotarnos de un medio de transporte rápido, limpio y eficaz que sirva a los abulenses para su desarrollo económico, laboral y social".

 

Recuerdan que los abulenses "debemos reclamar el respeto a nuestros derechos. Solo uniéndonos, y siendo visibles, conseguiremos una solución al problema del tren en la provincia de Ávila. Tenemos que sentirnos usuarios del tren en primera persona, independientemente del uso personal que hagamos. Los abulenses estamos trabajando duro para obtener un desarrollo económico, laboral y social, y no podemos conseguirlo si no tenemos un transporte público como el tren, acorde a nuestras necesidades".

 

Además, insisten a todos los usuarios del tren de Ávila y provincia que han sufrido "innumerables averías, retrasos y problemas en los últimos meses, que pueden y deben reclamar el respeto a sus derechos, pues la presión a las autoridades para que la situación mejore definitivamente debe venir desde todos los estratos y colectivos de la sociedad".