Aumentan las aportaciones de los fieles para el sostenimiento de la Iglesia

Este domingo, 13 de noviembre, se celebra el Día de la Iglesia Diocesana.

"Una verdadera fiesta, el encuentro de una gran familia, que tiene una raíz común, una misma fe y esperanza en compartir un futuro mejor". Así ha definido el Obispo de Ávila, Jesús García Burillo, el sentido de la jornada del Día de la Iglesia Diocesana, que se celebra este domingo 13 de noviembre.

 

El lema de este año es 'Somos una gran familia contigo', que curiosamente coincide con la primera carta pastoral que publicó Monseñor García Burillo en su llegada a la diócesis en 2003. Con ella "pretendía responder a la invitación del Papa san Juan Pablo II: reunir a la familia de los fieles y fomentar la Caridad y la comunión fraterna, para hacer de nuestra Diócesis la casa y la escuela de la comunión", explicaba este viernes el Prelado.

 

"Y, como somos una gran familia, todos debemos colaborar en ella". Con este objetivo, en esta jornada se traslada a todos los fieles la invitación a participar no sólo en el espíritu de la Iglesia, sino a contribuir a su sostenimiento. Todo ello para mantener las actividades evangelizadoras, caritativas, celebrativas y pastorales que realiza la diócesis, y que se detallan en el folleto editado para esta jornada.

 

El Obispo señalaba cómo el hecho de "formar parte de esta familia, que es la Iglesia, estrecha entre nosotros los lazos fraternos hasta sentirnos corresponsables los unos de los otros. Tan importante es quien sostiene la Iglesia con su oración y su interés por la marcha de la parroquia como aquel que colabora económicamente, o está implicado en la actividad pastoral diaria de la misma".

 

Asimismo, la Diócesis hacía públicas sus cuentas del pasado 2015. Como datos principales destaca el incremento de un 3,5 % en cuanto a las aportaciones de los fieles mediante colectas, donaciones, suscripciones periódicas u otro tipo de ingresos. Ávila siga siendo una de las diócesis que más contribuye con la Iglesia a través de la Declaración de la Renta (casi un 50% de los declarantes marcan la X, diez puntos por encima de la media nacional).

 

Sin embargo, tanto el Obispo como el Ecónomo de la diócesis, Alejandro Jiménez, han subrayado la bajada del dinero que percibe la diócesis por parte del Fondo Común Interdiocesano (la "hucha común" de toda la Iglesia española, donde se deposita todo el dinero de los contribuyentes que hayan marcado la X de la Renta, y desde donde se distribuye a todas las diócesis siguiendo unos determinados criterios solidarios).

 

La previsión es que esta cantidad siga bajando en los próximos años debido al descenso del número de sacerdotes y la pérdida de población de nuestra provincia, dos factores clave a la hora de determinar la cuantía que percibe cada diócesis. Por ello, se hace aún más necesaria la implicación de los fieles en la colaboración para el sostenimiento de su Iglesia.

 

Otra curiosidad es el hecho de que, mientras que la cuantía de lo que genera el patrimonio es aproximadamente un 3% del total de ingresos de la diócesis (algo más de 169.000 euros), los gastos derivados de la conservación y rehabilitación de este patrimonio asciende a más de un 25% del total (casi un millón y medio de euros). El resto de gastos se distribuye entre las retribuciones del clero (un 30% del total), las actividades pastorales propias de la Iglesia de Ávila (un 23% de lo gastado) y otro tipo de gastos que se señalan en el citado folleto, que se puede encontrar adjunto a esta noticia.

Noticias relacionadas