Así viven las enfermeras abulenses la crisis sanitaria de la COVID-19

Enfermera.

Según denuncian desde el Colegio Profesional de Enfermería de Ávila.

Tras más de dos meses con nuestras enfermeras luchando cara a cara contra la COVID-19, se hace necesaria una profunda reflexión sobre esta crisis sanitaria de primer nivel, y el impagable esfuerzo de los profesionales sanitarios. El presidente del Colegio Profesional de Enfermería de Ávila, Enrique Ruiz, explica cómo el sentir de las enfermeras abulenses ha sido en un principio desbordante por la cantidad de pacientes que llegaban al sistema, con todo lo que conlleva estar ante un virus desconocido, con una morbilidad muy alta, que tiene muy diversas sintomatologías, y que incluso puede pasar asintomático dependiendo entre otros factores de la carga viral con la que contemos.

 

Pero, junto a todo ello, “las enfermeras han echado en falta desde un principio la falta de equipos de protección que les permitiera trabajar con la seguridad necesaria para ellas y para sus pacientes”, con el peligro que esto conlleva. Además de la falta de formación y de entrenamiento ante esta nueva pandemia, que según datos de la macro encuesta llevada a cabo por el Consejo Nacional de Enfermería, un 74,2 % de las enfermeras de Castilla y León manifiestan que han recibido poco o nada de formación del nuevo COVID-19, y el 83,5% no ha recibido entrenamiento en la utilización de EPIs.

 

Ruiz quiere destacar cómo las enfermeras sienten el cariño y la fuerza que cada día reciben de toda la sociedad“Las enfermeras siempre se han sentido reconocidas por sociedad en general; el hecho de que los califiquen a todos ellos de héroes porque han estado en primera línea de la pandemia (a veces con medios rudimentarios), lo pueden admitir. Pero no olvidemos que las enfermeras vienen haciendo esto todos los días, se entregan día a día a sus pacientes y se desviven por ellos. La enfermería en general, y la asistencial en particular, es una profesión que se implica mucho en su trabajo diario por el cuidado de sus pacientes”.

 

Se advierte la circunstancia de que este año fue declarado por la OMS Año de la Enfermera y de la Matrona a nivel mundial, coincidiendo con el 200 aniversario del nacimiento de Florence Nightingale (la primera gran teórica de la enfermería). “Este no era el escenario que estábamos preparando para dar a conocer cómo es exactamente la profesión enfermera”, explica el presidente del Colegio de Enfermería. “Una profesión que no se limita a la parcela asistencial: la enfermera es investigadora, docente y gestora; competencias que muchas veces nos cuesta mucho llevar a cabo”.

 

Las enfermeras quieren pedir a los gobiernos, que las valoren más, y aboguen por su liderazgo a nivel global, para mejorar la calidad de los cuidados y la mejora de la salud de la población. Y quieren estar presentes “Allí donde se tenga que hablar de cuidados, que, por supuesto, son muchos más que los que nos ofrecen”, denuncia.

 

El responsable de la entidad colegial considera que la actuación de las enfermeras en esta situación de pandemia ha dejado patente, como poco, la implicación profesional para recuperar al mayor número posible de afectados. Según ha señalado el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, en la celebración del día mundial de la salud “los profesionales de enfermería son la columna vertebral de cualquier sistema de salud. Hoy en día, muchos de ellos se encuentran en primera línea en la batalla contra la COVID-19”. Esto supone “un claro recordatorio del papel insustituible que desempeñan y una llamada de atención para asegurar que reciben el apoyo que necesitan para salvaguardar la salud del mundo”.   

 

SITUACIÓN EN ÁVILA

 

En la actualidad, como en el resto del país en la proporción correspondiente, la presión asistencial ha descendido considerablemente, se han cerrado camas destinadas a pacientes críticos, y se han cerrado camas de hospitalización destinadas a pacientes COVID. Las cifras que más preocupan (nuevos casos, enfermos críticos y fallecimientos) empiezan a descender, y las recuperaciones cada vez son más. “Esto no quiere decir que no haya habido momentos cercanos al colapso sanitario”, afirma Enrique Ruiz.

 

Con respecto a los contagios de los profesionales, somos el país con más profesionales contagiados (35.295), lo que pone en evidencia la falta de medios de protección que se viene denunciando desde los primeros momentos, haciendo referencia de nuevo a la macroencuesta realizada por el Consejo General en Castilla y León manifiesta que el 64,5% de los profesionales han dispuesto poco o nada de material de protección, teniendo que reutilizarlo en el 83% de los casos, y en el 64,4% manifiestan que en la actualidad van teniendo más material. “Con respecto a nuestra provincia, las noticias de que yo dispongo según datos de la Consejería de Sanidad, serían de aproximadamente 110 enfermeras contagiadas”, destaca el presidente del Colegio de Enfermería.

 

Sin embargo, advierte que “según mantiene la macroencuesta realizada por el Consejo General de Enfermería, 70.000 profesionales podrían haber estado conados”, con un 28,5 de enfermeros con síntomas en Castilla y Leóntagi

 

¿Por qué se ha producido esta situación? Desde distintos organismos (también desde los Colegios Profesionales de Enfermería) se ha denunciado en varias ocasiones en los medios de comunicación la falta de equipos de protección que, desde el principio de la pandemia, venimos padeciendo. De la misma manera, estos mismos hechos han sido denunciado por otras organizaciones ante los Juzgados de diferentes provincias, siendo la respuesta de los Juzgados en términos generales, el requiriendo a las administraciones tanto a nivel nacional como autonómico, que provean a los profesionales, ya no solo de equipos de protección individual y demás material de protección, sino que además les requieren que provean de kits de diagnóstico rápido (detección de antígeno).

 

“Ante los problemas de abastecimiento de material de protección, las enfermeras, haciendo uso de su ingenio, se han venido protegiendo con equipos que ellas mismas fabricaban, contando además con la colaboración de la ciudadanía, que, al oír nuestras denuncias, han respondido elaborando equipos fabricados por ellos mismos”, pone de relieve Ruiz. 

 

Ante esta situación, el presidente del Colegio Profesional de Enfermería considera que ha habido una falta de previsión por parte de las administraciones, “y una mala gestión, tanto de los recursos humanos como de los materiales. Y sobre todo, la realización de la determinación a todos los profesionales del COVID-19 por medio de los test rápidos, que hubiera delimitado los profesionales positivos y los positivos asintomáticos, que con su presencia han podido ir contagiando tanto a pacientes como trabajadores sanitarios, y familiares”.

 

Por último, quiere mostrar a la sociedad abulense “mis más sinceras condolencias a todos aquellos que hayan tenido, y que puedan tener, la pérdida de un familiar por motivo de esta pandemia”. Asimismo, les pone de manifiesto “que las enfermeras seguirán cuidando a toda la sociedad abulense, como así lo vienen haciendo, en época de pandemia y sin ella, con toda la empatía, conocimientos, formación y profesionalidad que nos caracteriza. Algo que venimos haciendo, y demostrado día a día”.