Así es el nuevo programa contra la Hepatitis C para drogodependientes en Castilla y León

Los enfermos de Hepatitis C sujetan una pancarta en la puerta de la Consejería de Sanidad. JORGE IGLESIAS

Durante un año se espera realizar entre 550 y 650 pruebas de la hepatitis C y detectar entre 150 y 220 casos positivos. Un programa que, una vez evaluada su eficacia, se extenderá al resto de provincias de Castilla y León.

La prevalencia de hepatitis en los consumidores de drogas, especialmente cuando éstas se administran por vía intravenosa, es muy superior a la de la población general. De hecho, en Castilla y León, las personas drogodependientes afectadas por hepatitis C en tratamiento alcanzan el 33,6 % en el caso de adictos a la heroína y el 4 % de consumidores de cocaína, cannabis o alcohol. En estos pacientes se recomienda un seguimiento periódico frente al virus de la hepatitis B y C y del virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

 

Sin embargo, no todos los afectados acuden a su centro de salud para la realización de la analítica recomendada, por lo que el estado de la hepatitis C o B o del VIH no está actualizado. Por ello, es fundamental contactar con estas personas, realizar controles periódicos y, cuando sea necesario, conseguir que se pongan en tratamiento y que lo completen. En este sentido, los centros de asistencia a drogodependientes tienen acreditada una elevada adherencia a sus servicios, lo que les sitúa en una posición privilegiada para la detección y supervisión de la toma de la medicación necesaria.

 

En los centros específicos de asistencia ambulatoria a drogodependientes de Castilla y León, financiados por la Gerencia de Servicios Sociales a través del Comisionado Regional para la Droga, se atiende anualmente a una población de alrededor de 4.600 pacientes (aproximadamente 1.000 en Valladolid).

 

Procedimiento del Programa de Detección y Tratamiento

 

Los destinatarios de este programa son personas drogodependientes atendidas en los centros específicos de asistencia ambulatoria y centros de día de Valladolid, a los que no se les haya realizado la prueba o ésta tenga una antigüedad de más de un año.

 

En el supuesto de que la prueba resulte positiva, los afectados se derivarán a las unidades correspondientes de hepatología o enfermedades infecciosas. Además, la medicación será recogida en la farmacia hospitalaria por el propio paciente o por la persona en la que delegue para ello e, incluso, podrá ser retirada por el centro de asistencia a drogodependientes cuando no exista persona de referencia que ofrezca garantías y/o precise toma supervisada de la medicación.

 

El seguimiento correspondiente al tratamiento será realizado de modo habitual en la consulta de Enfermería o de hepatología hospitalaria que corresponda y, al finalizar el proceso de la detección y tratamiento del virus, se realizará una encuesta de satisfacción a todos los pacientes que formen parte del programa.

 

Desde abril del año 2015, España cuenta con el Plan Estratégico Nacional para el Abordaje de la Hepatitis C. Desde entonces se dispone de un grupo de nuevos fármacos que logran curar la enfermedad en más del 96% de los pacientes, con escasos efectos secundarios y pocas interacciones farmacológicas. Se estima que el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad puede reducir en un 65% la mortalidad por infección crónica en el año 2020.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: