Aquilino Bocos muestra los rasgos comunes de la reforma que promueve el Papa Francisco y el proyecto de Santa Teresa
Cyl dots mini

Aquilino Bocos muestra los rasgos comunes de la reforma que promueve el Papa Francisco y el proyecto de Santa Teresa

Primera jornada del Congreso celebrada en la UCAV.

En la primera jornada del Congreso Internacional «Mujer Excepcional. Cincuenta años del doctorado de Santa Teresa de Jesús».

El cardenal Aquilino Bocos y el Dr. Emilio Martínez, OCD, han inaugurado el Congreso Internacional «Mujer Excepcional. Cincuenta años del doctorado de Santa Teresa de Jesús» organizado por el Obispado de Ávila, los Carmelitas Descalzos y la Universidad Católica de Ávila (UCAV), con la colaboración de la Universidad Católica Eichstätt-Ingolstadt.

 

Durante aproximadamente una hora, el cardenal Aquilino Bocos, bajo la ponencia “La reforma teresiana y nuestra reforma. La inolvidable lección de la primera Doctora de la Iglesia” ha repasado los escritos y fundaciones para mostrar cómo sigue vigente el doctorado de Santa Teresa actualmente. En palabras del cardenal “lo que Teresa de Ávila fue mientras vivía, lo dejó en sus escritos como testamento: como voluntad, como alianza con su familia carismática y con la Iglesia”.

 

Así mismo, tal como ha expuesto el cardenal Aquilino Bocos, Santa Teresa fue una discípula aplicada y aventajada: “Tuvo una admirable apertura de mente y corazón, y su gusto por los libros fue algo más que mera afición”. Además, ha señalado el cardenal que, ante las contradicciones, la Santa “discierne con sabiduría y determina con serenidad”.

 

En este sentido, ha explicado Aquilino Bocos, la experiencia de la Santa demuestra que la reforma en la Iglesia actualmente es posible: “Estaba convencida de que la reforma se halla en la mano poderosa de Dios” y presenta algunas convergencias con la propuesta del Papa Francisco, como la importancia de la experiencia vocacional, el fomento de la interioridad frente a la dispersión y la disgregación, aspirando a la plenitud; o la pasión de ambos por anunciar el Evangelio.

 

“Los dos parten subrayando la importancia de la experiencia vocacional, buscan el rostro de Dios, escuchan su Palabra y confiesan con firmeza la primacía de Dios en Cristo -centro de la vida personal y de la Iglesia-. La oración es encuentro de amistad con Dios que nos ama”, ha señalado el Cardenal. También “fomentan la interioridad frente a la dispersión y la disgregación y aspiran a la plenitud, cultivan procesos de crecimiento personal y de transformación estructural, y fomentan el desasimiento y la disponibilidad para cumplir la voluntad de Dios que hace nuevas todas las cosas”. Asimismo,no teorizan, son realistas, aman la verdad y defienden la libertad. Practican la coherencia y promueven un estilo de vida evangélico” y “sienten pasión por anunciar el Evangelio, sus horizontes son universales y afrontan los acontecimientos adversos con determinación. Desde distintas perspectivas promueven una Iglesia en camino, en salida, samaritana y que opta por los pobres y excluidos”. También, “admiran a los testigos y los artífices de la comunión”, “defienden y promueven la dignidad e igualdad de la mujer en la sociedad y en la Iglesia” y “los dos viven bajo el amparo de Santa María y de S. José”.

 

Concilio Vaticano II

 

Por su parte, el Dr. Emilio Martínez, OCD, que, a través de la conferencia “Aquí todas se han de amar. Palabras teresianas para la vida consagrada” ha indicado que “pasados ya más de 55 años después de la finalización del Concilio Vaticano II, que alentó una renovación de la vida consagrada, los institutos y órdenes religiosas tratan de encontrar de nuevo su lugar en el mundo y en la iglesia, a través de reflexiones y reformas”.

 

Asimismo, Emilio Martínez ha expuesto la crisis que sufre Santa Teresa –relatados en los capítulos 7 y 8 del Libro de la Vidadurante una etapa de su vida como religiosa en el Monasterio De La Encarnación de Ávila: “Acababa de salir de una grave enfermedad, gracias a la intercesión de San José, según sus propias palabras; y no logra vivir fielmente su vocación en respuesta a todos los dones que recibe de Dios. Incluso, erróneamente, abandona la oración, porque no se siente digna de estar a solas con el Amigo”.

 

Sin embargo, tal como ha relatado Emilio Martínez, Teresa “comprende entonces por experiencia que, solo saliendo de ella misma y poniendo en el centro a Cristo, podrá su vida ser renovada”. Motivo por el que Teresa “llama a los consagrados y consagradas a mirar a Cristo y dejarnos encontrar por su mirada”.

 

Para finalizar, Emilio Martínez, ha resaltado la figura de Santa Teresa ya que se encuentra “entre los fundadores, testigos carismáticos y proféticos cuya experiencia ha sido, además, cualificada por la Iglesia reconociéndola como doctora”. Es decir, “hombres y mujeres que siguen iluminando a quienes se consagran llenos de pasión por Dios, por la iglesia y por la humanidad”.

 

Escenas de la vida de Santa Teresa es la representación teatral que ha puesto fin a la primera jornada del Congreso Internacional “Mujer Excepcional. Cincuenta años del Doctorado de Santa Teresa de Jesús”. El grupo de teatro de la UCAV ha preparado esta obra junto con el trabajo de investigación «El palomar Teresiano» dirigido por la profesora de la UCAV Dra. Mª Jesús Carravilla. Los congresistas han podido disfrutar de una visita teatralizada a «El palomar Teresiano» en Gotarrendura en la que se ha escenificado una visita de Teresa y una monja que la acompaña a su hacienda en Gotarrendura. En esta visita ha recorrido ese paraje y rememora distintos momentos vividos allí que se han representado, desde su infancia junto a su hermano Rodrigo donde planean escaparse a tierra de moros.

 

La escena central de la obra muestra a Teresa con su padre en el huerto donde aparece la comparación entre las formas de regar el huerto y los cuatro grados de oración. Otra escena ha rememorado la educación que recibía en el convento de Gracia con María de Briceño. Además, se ha tenido que adaptar la obra al formato de escenario al estar pensada en un principio para representarla en Gotarrendura. Para ello se han proyectado, durante la obra, imágenes de «El palomar».  La obra está escrita por Juan José Severo Huertas, aunque una parte es una adaptación de la obra «Una hermosa luz que perdura» escrita por Francisco Portes. La interpretación ha corrido a cargo del grupo de teatro de la UCAV, dirigido en esta ocasión por Juan José Severo Huertas, director del grupo de teatro “Nueva Escena”, con el siguiente reparto:

 

  • Jacinto (hijo del encargado de cuidar la hacienda de Gotarrendura: Nicolás Rodriguez Martín (alumno de enfermería)
  • Teresa adulta: Mª Victoria Moreno García (profesora de la UCAV)
  • Monja joven: Rocío López de Vega (alumna del Grado en Enfermería de la UCAV)
  • Teresa niña: Ainhoa Parro Prieto
  • Rodrigo: Mateo González Rodríguez
  • D. Alonso (padre de Teresa): Ramón Velasco Porras (PAS y PDI de la UCAV)
  • Teresa joven: Mª Teresa Prieto Pacho (profesora de la UCAV)
  • María de Briceño: Victoria Eugenia Lamas Álvarez (profesora de la UCAV)