Aprobado el derribo de la vieja Estación de Autobuses de Ávila

Vieja Estación de Autobuses de Ávila. Foto: ARCHIVO.

Con la oposición de Izquierda Unida y PSOE, que aun ven con buenos ojos la posibilidad de rehabilitar el edificio y echan de menos un debate sobre el destino de la infraestructura.

La Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento de Ávila, reunida este lunes, ha aprobado el derribo de la antigua Estación de Autobuses, ya que según el equipo de Gobierno "a fecha de hoy, ha dejado de cumplir con su función de estación de autobuses, se encuentra en estado de abandono y presenta una situación de progresivo deterioro". Esta decisión aun debe ratificarse en la Junta de Gobierno, donde el PP tiene mayoría.

 

Se trata de un edificio que pertenece a la Junta de Castilla y León, administración que sufragará los 200.000 euros que costará el derribo, mientras que el Ayuntamiento es propietario únicamente del suelo en el que está construida.

 

Esta medida no convence a los grupos municipales de Izquierda Unida ni el Partido Socialista, que han mostrado su disconformidad con el derribo.

 

Los concejales del PSOE apuestan por la rehabilitación del edificio, "una solución más ágil, más económica y más inmediata para los abulenses", y lamentan que "no ha habido debate ni intercambio de ideas para el aprovechamiento del espacio". Por otro lado la portavoz de IU, Monserrat Barcenilla, coincide con los socialistas en la posibilidad de una rehabilitación y considera "una imprudencia" llevar a cabo el derribo sin tener planes de futuro para el solar. Además, ha mostrado en la Comisión de Urbanismo su malestar por la falta de los informes que, según el equipo de Gobierno, acreditan la necesidad de este derribo.

 

Frente a estas críticas, el Gobierno Municipal ha recordado que la vieja Estación de Autobuses de Ávila permanece desde el año 2014 "sin uso, cerrada, sin mantenimiento alguno y en estado de abandono", por lo que "presenta una situación de progresivo deterioro".

 

Indican que la falta de recursos para su mantenimiento y/o rehabilitación y puesta en valor "hace recomendable la demolición de la edificación y liberar y acondicionar el espacio que ocupa" y sustentan esta decisión porque entienden que "el coste programado para su derribo es razonable" y porque estiman que "es un modo razonado, oportuno y justificado de liberar plenamente un espacio en una zona estratégica de la ciudad para destinarlo a los fines que conjuntamente se acuerde por la Corporación".

 

Desde el equipo de Gobierno están convencidos de que el derribo del edificio en ningún caso supone limitar el futuro de este espacio de Ávila. Manifiestan que, frente a la obsolescencia de la infraestructura y las limitaciones que supondría su reutilización, el derribo "permite planificar con mayor libertad, ambición y racionalidad el uso o destino final de ese inmueble".

 

Por otro lado, apuntan que es un edificio que no cumple con el código técnico de la edificación, ni la normativa sectorial en materia de accesibilidad, ambiental, ruido y prevención de incendios, entre otras, ni cuenta con dotaciones bastantes para uso público por su antigüedad y destino.