Andrea Jiménez pregona el inicio de las fiestas y pide a las administraciones que miren por el deporte en la ciudad

La atleta Andrea Jiménez y el alcalde de Ávila, Jesús Manuel Sánchez Cabrera.

La atleta abulense ha invitado a todos sus paisanos a disfrutar de estos días “alegres y divertidos” que ofrecen la oportunidad también de “disfrutar al máximo” la ciudad

El Ayuntamiento de Ávila ha recuperado el tradicional pregón y posterior chupinazo desde la plaza del Mercado Chico, que supone de manera oficial el inicio de las Fiestas de Santa Teresa 2019. En un multitudinario acto, el alcalde de Ávila, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, ha querido dar la bienvenida a la atleta y ha deseado que los abulenses vivan estos días festivos con una alta participación en todas las actividades organizadas por el Consistorio.

 

La deportista, récord de España de 4x400 mixto y récord de España Sub20 de 400 metros lisos, ha considerado, por su parte, un “gran honor y orgullo” como abulense pronunciar el pregón de las fiestas. Tras recordar que comenzó a practicar atletismo en la Escuela de Atletismo de Ávila a los 7 años, participando en las carreras populares de los barrios de Ávila y municipios cercanos, para pasar después a competiciones regionales nacionales e internacionales, Andrea Jiménez ha confesado sentirse “orgullosa” cuando en las competiciones se refieren a ella como “la abulense”.

 

La mía es una aportación más entre todos los jóvenes abulenses, emprendedores y soñadores que apuestan por su pasión”, ha recalcado, antes de pedir a las administraciones que se mire por el deporte en la ciudad. “Con la práctica del deporte es formar a los más pequeños en capacidades tan necesarias como el compañerismo, el respeto a los demás, la convivencia...”, ha añadido.

 

Igualmente, ha destacado el “magnífico” trabajo de las escuelas municipales y la “necesidad” de seguir invirtiendo en instalaciones y equipamientos deportivos y, para finalizar, ha afirmado que Ávila es “una ciudad atractiva” para el turismo y que en estas fechas hay muchos visitantes, “a los que hay que cuidar y dejar una buena sensación para que quieran volver”.