Alta puntualidad y mejora de la ocupación en los 'viejos' TRD Salamanca-Ávila

Los cinco primeros meses desde que los trenes 594 volvieron a operar en la línea se saldan con un alto cumplimiento de los horarios y más viajeros, aunque siguen siendo pocos: se pasa de 8 a 15 de media.

¿DÓNDE HAN IDO LOS 599?

 

No hay datos oficiales, pero fuentes ferroviarias generalmente bien informadas aseguran que los cinco trenes de las serie 599 que fueron eliminados en Salamanca el pasado julio se han destinado a otros servicios. Están rodando actualmente en líneas como Madrid-Soria, Madrid-Badajoz o Valladolid-Santander.

Los cinco primeros meses de servicio de los 'viejos' TRD de las serie 594 se podrían calificar como moderadamente satisfactorios. Así podría desprenderse de algunos datos conocidos sobre la operatividad de estos trenes, que fueron retirados en 2009 para volver el pasado verano a la actividad.

 

El pasado día 5 del mes de julio Renfe empezó a ofertar el servicio regional Salamanca-Ávila con los trenes TRD de la serie 594. La medida ha tenido una fuerte contestación porque ha supuesto recuperar unos trenes considerados desfasados y que habían sido retirados de esta conexión años atrás; precisamente, dejaron de usarse en julio de 2009 por estar desfasados. Habían dado muchos problemas y averías, eran incómodos y fueron sustituidos entonces por los más modernos de la serie 599, una demanda largamente defendida por los usuarios.

 

Sin embargo, los ajustes de Renfe en materia de servicio obligaron a ponerlos de nuevo sobre las vías. La nueva declaración de servicio público y la amenaza de eliminar las líneas con menos viajeros apuntaban directamente a esta conexión, que estaba en la lista para desaparecer de la oferta de Renfe. Finalmente, no fue así y se ha conservado esta conexión adaptado el material rodante a la demanda real.

 

Según fuentes ferroviarias, estos trenes tenían una media de 8 pasajeros al día. Una ocupación muy escasa para las 182 plazas de los 599 implantados en 2009. Dar una segunda vida a los 594 permitía adaptar más la demanda a las plazas ofertadas: por un lado se ha registrado un mayor uso y por otro, hay menos plazas libres. Según una respuesta parlamentaria, entre julio y agosto han promediado 15 pasajeros por día. Y como ahora los trenes tienen 123 plazas, se ajusta más a la demanda de la línea.

 

El problema es que los TRD 594 estaban consideados trenes más incómodos y menos modernos que los 599, y de ahí partían muchas de las quejas de los colectivos vecinales y de partidos políticos. Por ello, y antes de ponerlos a funcionar, Renfe llevó a cabo una remodelación completa y se ha trabajado para mejorar su fiabilidad y olvidar pasados episodios de averías. Según respuesta parlamentaria, tienen 13 años de media y están al 33% de su vida.