'Allez, allez', un recuerdo a los refugiados de la Guerra Civil

Presentación del libro-disco 'Allez, allez'.

Luisa y Cuco Pértez han presentado su libro-disco en Alma Máter Ávila.

La Asociación Cultural “Alma Máter Arte y Cultura” ha presentado el libro disco 'Allez, allez' un cancionero que recoge las composiciones que cantaban  los refugiados españoles en los campos de concentración franceses entre 1939-1942.

 

"Allez, allez..!" son las palabras que repetían constantemente los gendarmes y guardias senegaleses a los exiliados españoles que, huyendo de la guerra, llegaban a Francia y eran confinados en campos de concentración. Estas palabras, que han quedado grabadas en su memoria, dan título a un libro-disco con el que culmina el trabajo de investigación que Luisa y Cuco Pérez han llevado a cabo en los últimos años para recuperar las canciones que compusieron los españoles en aquellos campos tras la Guerra Civil, entre 1939 y 1942.

 

Los hermanos Pérez, hijos y nietos de exiliados, han consultado libros, revistas y artículos de internet, han contactado con asociaciones de exiliados y descendientes de exiliados españoles en diversos países y han viajado para entrevistarse con los pocos supervivientes de aquellos campos de concentración, logrando recuperar una docena de canciones, recogidas de viva voz de los casi centenarios protagonistas de aquellos días, y que inevitablemente se hubieran perdido al desaparecer estos.

 

Canciones con historia

 

Las canciones son composiciones conocidas, como tangos, habaneras o cuplés de la época a los que los refugiados cambiaban la letra reflejando, en muchas ocasiones con humor e ironía, las penosas condiciones de vida en las que se encontraban.

 

En el libro, cuyas ilustraciones de la cubierta son del poeta y artista Juan Carlos Mestre, y el prólogo de Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, además de dar a conocer estas canciones y el momento histórico en el que fueron compuestas, Luisa y Cuco Pérez relatan la historia de su familia materna, refugiada en varios de aquellos campos de concentración franceses. En febrero de 1939, su madre, sus tíos y sus abuelos pasaron a pie los Pirineos buscando un espacio de supervivencia.

 

Aproximadamente medio millón de españoles cruzaron la frontera con Francia aquel año, y ese éxodo masivo al que se unieron recibió el nombre de “La Retirada”.