Alicia García acusa a Pablo Iglesias de “dejar a los más vulnerables en la cuneta y agitar el odio entre españoles”
Cyl dots mini

Alicia García acusa a Pablo Iglesias de “dejar a los más vulnerables en la cuneta y agitar el odio entre españoles”

Alicia García, portavoz de Servicios Sociales del Grupo Parlamentario Popular.

Hoy, en la Comisión de Derechos Sociales

La portavoz de Servicios Sociales del GPP, Alicia García, ha acusado al vicepresidente Pablo Iglesias de “trabajar poco y de sumir en el caos al Ministerio de Derechos Sociales por su inoperancia”. García ha relatado los “fracasos sociales” de Pablo Iglesias, que se cifran en “seis millones de personas que quieren trabajar y no pueden, 1.200.000 de hogares con todos sus miembros en paro, 900.000 en ERTE y 100.000 empresas cerradas”.

 

A su vez le ha reprochado que el Ingreso Mínimo Vital sea “una burla”, ya que según la política popular hay “más de cinco millones de españoles en situación de pobreza severa, uno de cada cuatro menores sufra pobreza y exclusión, que la tasa de paro juvenil duplique a la del resto de Europa, que recortase en 183 millones de euros la protección a las familias en los PGE y que eliminase la prestación por hijo a cargo sin discapacidad o con discapacidad parcial”.

 

García ha defendido una proposición no de ley con una batería de medidas para luchar contra la pobreza energética, “que los partidos del Gobierno y sus socios han impedido que se aprobase en el Congreso, que reduciría la factura eléctrica de todos los consumidores unos 90 euros al año”.

 

Por último, la parlamentaria abulense ha recordado que en el acuerdo entre el PSOE y Podemos estaba la promesa de proteger al 100% de las familias vulnerables en situación de pobreza energética. “No parece la mejor forma de hacerlo el incremento del precio de la luz un 27% y el del gas un 22%”, ha subrayado.

 

Entre las medidas que promulga el Grupo Parlamentario Popular está según Alicia García, el de adoptar medidas urgentes que palien y eviten el problema de pobreza energética de las 1.200.000 familias con todos sus miembros en paro, acordar medidas urgentes para paliar el problema de pobreza energética que pudiera surgir entre las 900.000 personas que se encuentran en un ERTE.

 

Además de que “no se corte el suministro eléctrico a nadie mediante mecanismos de coordinación con las compañías suministradoras, poner en marcha el bono social que desarrolló el Gobierno del PP y que el Ejecutivo de Sánchez lo tenga en un cajón, o promover medidas legislativas y económicas para que todos los hogares puedan mantener condiciones adecuadas de temperatura”.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: